REP.DEM.CONGO | La censura se impone en las zonas controladas por el M23

24.05.2013 13:09

Los enfrentamientos entre el grupo M23 y el gobierno de la República Democrática el Congo se han intensificado en las zonas cercanas a la localidad e Goma, capital de la provincia de Nord-Kivu. Desde el 20 de mayo la hostilidad ha ido en aumento y afecta a muchos periodistas. Reporteros Sin Fronteras se ha puesto en contacto con varios profesionales de la información en Nord-Kivu que han dado testimonio de la presión a la que están sometidos. En paralelo, RSF ha podido mantener una conversación telefónica con dos oficiales del M23, Bertrand Bisimwa, líder político del grupo, y René Abandi, encargado de las relaciones internacionales, que niegan las acusaciones.

RSF condena las pérdidas civiles y la destrucción derivada de la creciente hostilidad, muy en particular la situación de los periodistas que no pueden informar libremente. "En el territorio controlado por el M23 los medios de comunicación están sometidos a amenazas, censuras, control de su línea editorial, ocupación de sus instalaciones y, en muchos casos, secuestros de sus profesionales. El periodismo está al borde de desaparecer en esta región de la República Democrática del Congo", advierte RSF.

Después del comportamiento abusivo del M23 contra los periodistas, ya denunciado en 2012 por Reporteros Sin Fronteras, la organización ha vuelto a trasladar a Bisimwa y Abandi su petición para que garanticen el derecho de los periodistas a ejercer su profesión sin ser amenazados.

"No puedes negarte sin arriesgar tu vida"

Un editor de radio ha contado a Reporteros Sin Fronteras su experiencia con el M23: "Sus oficiales vienen a nuestra sede cada tarde y leen todas las informaciones. Ellos deciden las que se difunden y las que no. No puedes negarte sin arriesgar tu vida".

El responsable de las relaciones internacionales del M23, René Abandi, niega esta acusación. "Es una gran mentira. Somos víctimas de falso testimonio, el Gobierno de la República Democrática del Congo es un gran especialista en organizar este tipo de campañas contra nosotros", ha asegurado. "Nuestro movimiento está liderado por un antiguo periodista, portavoz y responsable de prensa -añade en referencia a  Bertrand Bisimwa- puedo garantizar que queremos libertad de prensa y que nuestros críticos puedan expresares libremente".

Un periodista de radio que ha huido a Kinshasa después de estar amenazado en Nord-Kivu asegura que un oficial local, simpatizante del M23, le dijo públicamente: "¿Crees que me costaría mucho trabajo quemar tu pequeña emisora? Ya veremos si el Gobierno de Kabila que intentas defender viene a rescatarte".

Intimidaciones, censuras y autocensuras

Varios periodistas de Azur Radio TV y Radio Colombe, en Kiwanja, han cerrado sus sedes o dejado de emitir algunas informaciones y han tenido que despedir temporalmente a sus periodistas. En la zonas donde estos medios son los únicos disponibles, la información difundida se ha reducido a mínimos.  

La emisora creada por Naciones Unidas, Radio Okapi, con sede en Kinshasa, es la única que sigue disponible y operando en con normalidad.

La situación de las radios, televisiones y periódicos independientes en Nord-Kivu se ha deteriorado de forma alarmante por las intimidaciones del M23 para que se difunda su propaganda. Reporteros Sin Fronteras lleva denunciando graves violaciones a la libertad de prensa desde que el movimiento tomó fuerza.

Exilios internos y amenazas

Al menos una decena de periodistas, probablemente más, han abandonado sus medios de comunicación y han volado a otras zonas del país para escapar al acoso de los rebeldes. Reporteros Sin Fronteras considera muy preocupante este fenómeno de traslados de Goma a otras partes de la República Democrática del Congo, incluida Kinshasa. Los que se quedan viven en un clima de constante miedo y tensión ante una posible visita de los representantes del M23.

Pero además de tener que dejar el trabajo y tener que vivir lejos de sus familias, muchos de ellos son espiados y vigilados por los servicios de inteligencia del Gobierno, que sospecha de que sean cómplices del M23, por lo que, al exilio, tienen que sumar la casi clandestinidad.

Uno de los peores casos es el del periodista de Radio Sauti ya Rutchuru, Blaise Bahisha, que ha estado detenido los últimos días en Goma, acusado de apoyar al M23 y espiar para los rebeldes. Reporteros Sin Fronteras le está prestando asistencia en la actualidad.