REP.DEM.CONGO | ESPAÑA | “Las mujeres periodistas estamos expuestas a ser torturadas y violadas”

20.05.2013 18:01

 

  • La informadora congoleña Caddy Adzuba denuncia las agresiones sexuales a las mujeres como arma de guerra

 
La periodista congoleña Caddy Adzuba solo dispone de unos 30 minutos al día en la radio en la que trabaja, Radio Okapi (iniciativa de la ONU) para denunciar las violaciones que a diario sufren las mujeres en su país. “La violencia sexual es utilizada como un arma de guerra y nuestra lucha es dar voz a las víctimas”, dijo Adzuba, en Madrid, durante un encuentro con periodistas españoles organizado por Reporteros Sin Fronteras, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y el Club Internacional de Prensa. Adzuba, que entiende el periodismo como arma para defender los derechos humanos, ha recordado su lema: “Hablar es actuar”.
 
Adzuba es miembro de la Asociación de Mujeres de Medios de Comunicación del Este de Congo. Desde esta institución trabajan por que salga a la luz un problema que ha permanecido “invisible durante décadas”. “Quieren destruir a las mujeres porque la economía formal está en sus manos”, ha explicado. Pese a la gravedad de las continuas violaciones de los derechos humanos en el conflicto en el Congo, con más de 50.000 mujeres víctimas de agresiones sexuales, los profesionales cuentan todavía con pocos espacios donde informar sobre ello. Por eso, ejercen un periodismo comprometido en foros alternativos a los medios como charlas y encuentros con los ciudadanos. “Emitimos directamente a la gente que acude a nuestras convocatorias”, detalló. La periodista lamentó asimismo que la prensa internacional no informe más sobre la guerra que asuela su país desde 1996.


La asociación de la que es miembro, que también dispone de atención sanitaria, social y laboral, ha avanzado en el objetivo de conseguir la reinserción en la sociedad de las mujeres víctimas, también de los niños nacidos de violaciones, y conseguir que puedan valerse por sí mismas con un trabajo digno.
 
Uno de los deseos de Adzuba, además, es la creación de una radio regional en el área de los Grandes Lagos, al Este de la República Democrática del Congo donde se concentra el conflicto, para una mayor difusión y sensibilización sobre esta causa. “Por fin las mujeres están denunciando lo que les pasa”, ha relatado los avances conseguidos gracias a la información. El coste de ese progreso es el riesgo que sufren los periodistas en ese país y que Reporteros Sin Fronteras ha denunciado reiteradamente.
 
Así, la periodista subrayó la situación de peligro que sufren sus colegas de profesión y ella misma, que ha sido objeto de ataques en su domicilio y torturas, para poder contar esta realidad. “Denunciamos la implicación del ejército nacional en estas violaciones. Y también, de empresas multinacionales, de los países vecinos y de los propios congoleños. Tocamos el interés de todo el mundo, así que somos el objetivo de mucha gente que quiere eliminarnos”, relató.
 
Reporteros Sin Fronteras recuerda que la República Democrática del Congo ocupa la posición 142 de 179 en la última clasificación mundial de Libertad de Prensa. Las presiones de los grupos rebeldes, como el M23 en la zona de Kivu Norte, amenazan de muerte a los profesionales de la información. También las autoridades cometen abusos, ordenando el cierre de medios y con detenciones, durante largos períodos, a periodistas sin alegar ninguna acusación formal. Unas presiones que sobre todo padecen los trabajadores en el medio radiofónico, según Adzuba.
 
“El riesgo es doble si eres periodista y mujer, porque también estamos expuestas a las violaciones”, dijo Adzuba. Pero solo las mujeres, aunque un 20% de los miembros de la Asociación de  Mujeres de Medios de Comunicación son hombres, parecen dispuestas a luchar por informar sobre lo que califica de “feminicidio”. Por eso uno de los objetivos de esta organización es formar a mujeres periodistas. “Nos dimos cuenta que éramos pocas, solo  diez. Y hoy somos 80”.
 
Las presiones de grupos rebeldes han obligado a Adzuba, que actualmente trabaja para las Naciones Unidas, a tomar sus propias medidas de seguridad. “Tengo guardias, pagados por mi, en mi casa. He instalado cámaras y alarmas. Y nunca llego después de las seis de la tarde, no salgo de noche ni a cenar”, ha especificado.
 
 

      

  

DEFIENDE CON NOSOTROS LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN  
(+Hazte AMIGO de RSF 
(+) Hazte SOCIO de RSF  
(+Haz una DONACIÓN 

 ÚLTIMOS INFORMES   

SUMARIO DE ATAQUES: 

          NUEVO ÁLBUM          

JAZZ. 100 Fotos por la Libertad de Prensa

       ÁLBUMES DE FOTOS   

         RSF | 100 Fotos de AI WEIWEI por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de PAOLO PELLEGRIN por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de SAM SHAW por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de STEVE McCURRY por la Libertad de Prensa   RSF | 100 Fotos de MARTIN PARR por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de IZIS por la Libertad de Prensa    RSF | Ellas cambian LA INDIA, 100 Fotos por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de RENÉ BURRI por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de DAVID BURNETT por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de PIERRE & ALEXANDRA BOULAT por la Libertad de Prensa    RSF | 101 Fotos de MAGNUM por la Libertad de Prensa