PAKISTÁN | Los talibán reivindican el asesinato de un periodista

15.09.2010 22:08

 

Reporteros sin Fronteras expresa su consternación ante la reivindicación, por parte de los talibanes, del asesinato del periodista paquistaní Misri Khan. Después de varias amenazas de muerte, Khan, corresponsal de los diarios Mashriq y Ausaf y director de una agencia de distribución de prensa en el distrito de Hangu (al noroeste de Pakistán), fue asesinado por dos desconocidos armados delante de su oficina en la mañana del 14 de septiembre de 2010.

 

Al día siguiente, el portavoz talibán Ehsanullah Ehsan contactaba con un periodista de Peshawar para confirmar que su movimiento es responsable la muerte de Khan y, de paso, amenazar a otros profesionales de los medios: “lo hemos matado porque distorsionaba los hechos. En sus escritos, se mostraba a favor del ejército. (...) Habrá otros ataques contra quienes hablen contra los talibán. Son nuestro objetivo”. 

 

El hijo del periodista, Umer Farooq Orakzai, de 25 años, había explicado a Reporteros sin Fronteras que un grupo religioso podría estar implicado en el asesinato: “Pienso que mi padre ha sido asesinado por sus escritos porque no teníamos enemigos”.

 

Misri Khan, 50 años, había confiado a sus colegas haber recibido amenazas que suponía venir de las “sectas religiosas”. Las oficinas de su agencia habían sido incendiadas. La policía había sido informada, y el periodista había dado los números de teléfonos utilizados para amenazarlo.

 

Desde hacía 30 años, el periodista se encargaba de la distribución de los periódicos en el distrito y había sido el corresponsal de varios diarios pakistaníes. Su muerte conmocionó a sus colegas, que decidieron llevar luto durante tres días.

 

Reporteros sin Fronteras hace un llamamiento a las autoridades locales para que investiguen en profundidad el asesinato del periodista y castiguen a los culpables. La incapacidad de las autoridades federales a detener y juzgar a los asesinos de periodistas perpetúa la violencia, haciendo de Pakistán el país más peligroso del mundo para los profesionales de la información. La organización ha pedido también a los jefes políticos y militares de los talibanes afganos y paquistaníes que pongan fin de inmediato a la violencia contra la prensa.

 

Periodistas de zonas tribales contactados por Reporteros sin Fronteras, especialmente aquellos que trabajan en las radios en lengua pastún, han confirmado las amenazas de los talibán hacia quienes consideran que les ofenden por su forma de tratar la información.  

 

El distrito de Hangu, situado al sur de Peshawar y cerca de la zona tribal de Orakzai, es desde mucho tiempo un núcleo marcado por la violencia debida a la presencia de diferentes sectas religiosas extremistas como a la recién llegada de los talibanes.

 

Desde el principio del año 2010, al menos nueve profesionales de los medios de comunicación han sido asesinados en el ejercicio de su trabajo. Tres en el mes de septiembre.