PAKISTÁN | Dificultades para la prensa en Abbottabad tras la muerte de Bin Laden

19.09.2011 17:09

Reporteros Sin Fronteras condena la situación a la que se enfrentan los periodistas en Abbottabad tras la muerte de Osama Bin Laden, el pasado 2 de mayo. Las autoridades han intensificado las restricciones a los medios de comunicación que quieren acceder a la ciudad. Los periodistas extranjeros necesitan un permiso especial y los periodistas locales ven constantemente obstaculizado su trabajo.

Desde Reporteros Sin Fronteras se lamenta que toda una ciudad haya sido sometida al estado de emergencia y se restrinja el ejercicio de la profesión periodística en aras de proteger la confidencialidad de la investigación oficial sobre la muerte de Osama bin Laden. "Instamos a las autoridades a que garanticen el derecho de los periodistas a hacer su trabajo, un derecho esencial para la libertad de prensa. Aunque puedan ser necesarias ciertas restricciones sobre el acceso al complejo de Bin Laden, la falta de transparencia pondrá en duda la credibilidad de la investigación. Estas prohibiciones son una forma de censura" advierte la organización.

En uno de los últimos incidentes, Muhammad Khan Ihsan, un periodista de Deewa Radio, fue golpeado por individuos no identificados cerca del perímetro de la antigua casa de Bin Laden. Khan había llegado para cubrir la visita de la comisión judicial nombrada por el gobierno para investigar la intervención de las fuerzas especiales estadounidenses.

El 7 de septiembre, dos periodistas de France 24, Noémie Karine Géraldine LeHouelleur y Joulie Olivier, fueron arrestados cerca del complejo de Bin Laden. La policía y los miembros de la Agencia Federal de Investigación les interrogaron en la comisaría de Mirpur durante seis horas por "viajar sin documentos válidos". Joulie no tenía el permiso especial requerido.

Los periodistas declararon estar tomando fotos para un informe sobre la popularidad de la lengua francesa en Abbottabad. No fueron liberados hasta que firmaron una disculpa por escrito. Les borraron todas las imágenes de sus cámaras fotográficas.

El 8 de septiembre, un periodistas de la Televisión China, identificado sólo como Sr. Chan, y dos periodistas paquistaníes, Saad Mohammad Gul, y Bilal, fueron detenidos también cerca del complejo de Bin Laden. A los dos periodistas locales les llevaron a la comisaría de Nawan Sher, mientras que el Sr. Chan fue expulsado de la ciudad por no tener el permiso requerido.