O.MEDIO Y MAGREB | Los gobiernos de Bahréin y de Yemen continúan su represión selectiva

24.05.2011 20:03

 

  • Indiferencia de la comunidad internacional
  • La avalancha de detenciones de periodistas, fotógrafos y blogueros continúa en Bahréin
  • Numerosas agresiones a periodistas y periódicos de oposición en Yemen

 

BAHRÉIN

 

Durante los últimos días las autoridades efectuaron nuevas detenciones de fotógrafos y reporteros gráficos que han cubierto el movimiento prodemocrático que se desarrolla en Bahréin desde mediados de febrero. La lista de las víctimas no deja de crecer. Realizando arrestos de forma selectiva (dirigidos a ciertas personas), las autoridades bahreinís buscan reducir al máximo la cobertura mediática de la represión, bloquear la información y la circulación de imágenes de Bahréin.

 

Reporteros sin Fronteras pide que sean puestos en libertad de forma inmediata estos fotógrafos, así como todas las personas detenidas por haber difundido información relativa a las manifestaciones y a la ola de represión. La organización también pide que se retiren los cargos presentados contra Hassan Salman Al-Ma'atooq, fotógrafo condenado a tres años de prisión.

 

Según la información que recabamos, Hassan Salman Al-Ma'atooq, fotógrafo (y enfermero) de 29 años de edad, detenido el 23 de marzo pasado, habría sido condenado el 12 de mayo pasado por un tribunal militar a una pena de tres años de prisión. Se presentaron cuatro cargos en su contra, dos de ellos están relacionados con su profesión de fotógrafo (fabricación de imágenes de heridos; difusión de imágenes e información falsa).

 

Por otra parte, Reporteros sin Fronteras tuvo conocimiento de que el 8 de mayo pasado fue detenido Mohamed Ali Al-Aradi, quien trabaja para el diario Al-Bilad, y de que el 14 de mayo pasado fue arrestado Abdullah Hassan, quien trabajaba hasta hace poco para el periódico Al-Watan, del que lo despidieron. Este periodista había sido herido cuando cubría los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad, el 13 de marzo pasado. Asimismo, aún se encuentra detenido el fotógrafo Mohamed Salman Al-Sheikh, presidente de la Sociedad de Fotografía de Bahréin (Bahrain Society of Photography), quien fue arrestado el 11 de mayo en su apartamento, ubicado en la ciudad de Sanabis (en el norte del país, al oeste de Manama).

 

El fotógrafo Nedhal Nooh, también miembro de la Bahrain Society of Photography, fue citado a un interrogatorio el 18 de mayo en Riffa, oeste (segunda ciudad del país, al sur de la capital). Fue detenido después.

 

Fadel Habib, columnista de Al-Wasat, quien trabaja sobre todo temas de educación, fue detenido el 20 de mayo pasado en un puesto de control. Fue puesto en libertad la noche del 23 de mayo.

 

La periodista Naziha Saeed, colaboradora de Radio Monte-Carlo y France 24, fue citada por las autoridades el 22 de mayo; la interrogaron durante cerca de doce horas. En varias ocasiones Naziha Saeed ha colaborado con los medios de comunicación extranjeros para relatar la violenta represión orquestada por las autoridades durante los últimos meses.

 

El fotoperiodista Mazen Mahdi, quien trabaja para la agencia informativa alemana DPA, fue convocado el mismo día; lo dejaron libre dos horas más tarde, tras interrogarlo principalmente sobre: su actividad en Twitter durante el movimiento de protesta, su trabajo para la DPA y sus presuntos nexos con los medios de comunicación libaneses e iranís. Fue esposado, le vendaron los ojos, lo golpearon varias veces y lo amenazaron con torturarlo. El periodista ya había sido interpelado en marzo pasado por haber tomado fotos de provocadores que estaban destrozando tiendas.

 

La organización tuvo conocimiento de la liberación, el 20 de mayo pasado, de Ali Abdulkarim Al-Kufi, quien también es miembro de la Bahrain Society of Photography, y de Hassan Al-Nasheet, quienes habían sido detenidos el 15 de mayo pasado. Por otra parte, Haydar Mohamed, periodista de Al-Wasat, fue puesto en libertad el 22 de mayo.

 

Además, el 18 de mayo pasado se abrió ante el Tribunal Penal Superior del Reino de Bahréin el proceso de tres de los principales periodistas del diario de oposición Al-Wasat, acusados de haber cometido “graves abusos”. El redactor jefe, Mansour Al-Jamari; el director de publicación, Walid Nouihid, y jefe de información local, Aqil Mirza, son acusados de haber difundido información falsa y mentirosa, que perjudica la imagen y la reputación del país en el extranjero. Según una declaración que Mansour Al-Jamari hizo a Reuters, la fiscalía añadió el cargo de “intención de causar la inestabilidad de Bahréin”, por lo que puede condenárseles a dos años de prisión. Los tres periodistas se declararon inocentes.

 

El jefe de redacción reconoció que se publicaron seis notas que contenían información de carácter dudoso. No obstante, subrayó que esos artículos fueron enviados por correo electrónico desde la misma dirección IP, que contaba con números de teléfonos móviles falsos. Mansour Al-Jamari sospecha que se trata de una campaña dirigida a “difundir información falsa”.

 

El diario de oposición Al-Wasat, fundado en 2002, fue prohibido por las autoridades el 3 de abril de 2011, después de que, la víspera, se transmitiera en la televisión nacional un programa llamado “Media Watch”, que acusaba al periódico de querer “perjudicar la estabilidad y la seguridad de Bahréin”. El órgano encargado de regular los medios de comunicación (Information Affairs Authority) decidió autorizar de nuevo la aparición y distribución del diario, a partir del 4 de abril, pero bajo una nueva dirección. De forma contraria a lo que había anunciado antes, el consejo de administración del diario dio marcha atrás en su decisión de cerrar el periódico.

 

Por otro lado, al final de la audiencia del 22 de mayo, durante la cual fueron escuchados los testigos, el juez decidió que la próxima sesión para el proceso de 21 defensores de los derechos humanos y miembros de la oposición tenga lugar el próximo 25 mayo. Entre los acusados se encuentra el bloguero Abduljalil Al-Singace. Por otra parte, el reputado bloguero Ali Abdulemam, considerado uno de los pioneros de Internet en el país, es juzgado por rebeldía. Pese a las instrucciones del juez, parece que se ha mantenido en aislamiento a la mayoría de los detenidos.

 

Aún se encuentran detenidos:

  •  Faysal Hayyat, Ali Jawad, Abdullah Alawi y Jassem Al-Sabbagh, arrestados tras ser obligados a renunciar al diario Al-Bilad.
  •  Ali Omid, Hani Al-Tayf, Fadel Al-Marzouk, Hossein Abdalsjad Abdul Hossein Al-Abbas, Jaffar Abdalsjad Abdul Hossein Al-Abbas, Hamza Ahmed Youssef Al-Dairi y Ahmed Youssef Al-Dairi, administradores y moderadores de foros.
  •  Hossein Abbas Salem, fotógrafo.
  •  Abbas Al-Murshid, periodista freelance y escritor, quien también colabora en varios foros en línea, detenido el 16 de mayo pasado.

 

YEMEN

 

También las autoridades yemenís continúan cometiendo exacciones contra la libertad de prensa. Así, el 21 de mayo pasado, al alba, tres individuos a sueldo del régimen (baltagiyas) tomaron por asalto la sede del periódico independiente Al-Oula, en Saná. Un empleado del diario, Hassan Saïd, víctima de varias cuchilladas, debió ser trasladado al hospital en estado grave.

 

El 19 de mayo de 2011, 12.000 ejemplares del mismo diario que debían distribuirse en las provincias del sur (regiones de Ibb, Taez y Hodeidah), fueron confiscados y quemados en el puesto de control ubicado en la entrada de la capital, sin la menor justificación.

 

El 17 de mayo, las fuerzas de seguridad de Sanhan –región de la que es originario el presidente–, en la provincia de Saná, interpelaron al distribuidor independiente de diarios de la capital, Tawfiq Mourshid. Pese a las negociaciones entre el Sindicato de Periodistas y el Ministerio del Interior, el distribuidor de periódicos fue detenido un día y medio y lo privaron de alimento.

 

El 16 de mayo, simpatizantes del gobierno confiscaron, en un puesto de control, ejemplares del diario independiente Akhbar Al-Youm destinados a la región de Dhamar, al sur del país. El mismo día, las fuerzas del orden confiscaron ejemplares del periódico independiente Al-Qadiya, afiliado a la oposición, e impidieron su distribución en la gobernación de Adén, en el sur del país. Antes, el periódico Al-Yaqeen había sido confiscado en el puesto de control de Dar Saad, en la entrada de la ciudad de Adén. Además, el periodista Ibrahim Baadani fue detenido durante varias horas debido a su cobertura de los acontecimientos en la región de Ibb, al sur de la capital. Lo golpearon y le confiscaron su cámara fotográfica.

 

Por otra parte, el 16 de mayo pasado las fuerzas del orden atacaron a Riyad Al-Adib, periodista del sitio informativo independiente NewsYemen, cuando cubría una manifestación de trabajadores de la compañía petrolera yemení en la provincia de Taez, en el sur de Saná. El director adjunto del servicio de seguridad de la provincia, Mohamed Al-Shami, confiscó la cámara del periodista, la tiró al suelo y la pisoteó. El periodista fue interpelado junto con los manifestantes durante una hora y después logró huir. El mismo día, el periodista Riyad Shamsan, empleado del diario Al-Thawra, recibió amenazas de muerte y de que le cortarían la lengua.

 

El 15 de mayo de 2011, Hossam Ashour, secretario de redacción del sitio informativo www.syonpress.com, de la zona de Hadhramaut, y es corresponsal del diario Al-Nada' y del sitio informativo NewsYemen, fue interpelado durante varias horas tras la publicación de uno de sus artículos, el 3 mayo. Esto, debido a una queja presentada por el director del fondo de reconstrucción de las provincias de Hadhramaut y de Al-Mahrah; los fondos fueron creados para reconstruir la infraestructura destruida por las fuertes inundaciones de 2008. El artículo de Hossam Ashour, titulado “La verdadera catástrofe”, revelaba el desvío de fondos.