MÉXICO | Nuevos asesinatos y atentados contra sedes de medios de comunicación

16.05.2012 13:43

 

Dos ataques contra las sedes de los diarios El Mañana y Hora Cero, precedieron al asesinato de René Orta Salgado, trabajador de El Sol de Cuernavaca hasta diciembre de 2011, cuando abandonó el ejercicio de la profesión periodística para sumarse a la campaña del PRI. Orta apareció muerto en el interior de su vehículo, el 13 de mayo, con signos de estrangulamiento.
 
Dos días antes, el 11 de mayo, había sido atacada la sede del diario El Mañana, en el estado de Tamaulipas. No es la primera vez que ocurre. En 2004 fue asesinado su jefe de redacción, Roberto Mora, y en 2006 un atentado hirió de gravedad al periodista Jaime Orozco Tey. En esta ocasión no ha habido heridos, pero el aparcamiento de la redacción ha resultado dañado por los impactos de bala. Tres días después, la Secretaría de Gobernación ha ordenado medidas de protección al diario. 
 
También en Tamaulipas, el 8 de mayo, tuvo que ser evacuado todo el personal de las instalaciones del diario Hora Cero por una llamada anónima que advertía de un ataque inminente. Minutos más tarde, seis individuos armados y encapuchados abrieron fuego contra el edificio vacío. La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) negó la existencia del ataque.
 
Un total de 83 periodistas han sido asesinados en México en la última década. 14 han desaparecido y la impunidad reina en la mayoría de los casos. El estado de Veracruz es el último epicentro de la violencia ejercida contra los profesionales de la información. Reciententemente un periodista de este estado, colaborador del periódico La Jornada, optó por el exilio.
 
"La autocensura parece haberse convertido en el único recurso de las redacciones, expuestas como nunca a atentados y ataques a mano armada", lamenta Reporteros Sin Fronteras, que aboga por detener la ofensiva federal contra el narcotráfico a mes y medio de las elecciones de las que saldrá el futuro Presidente de México. "Continuar con esta ofensiva -cuyo balance asciende a más de 50.000 muertos- afecta al desarrollo del proceso electoral y al necesario debate ciudadano emprendido por los periodistas y los actores de la sociedad civil" concluye RSF.