MÉXICO | Las autoridades, pasivas ante el asesinato de otro periodista

11.04.2010 16:51

El cuerpo de Enrique Villicaña Palomares, columnista del diario La Voz de Michoacán, fue localizado en Morelia, con el cuello cortado, en la mañana del 10 de abril de 2010. Al periodista, que además era catedrático universitario, le habían secuestrado cinco días antes. Los directivos del diario nos señalaron que, quince días antes, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán supo que existían amenazas contra él, aunque no consideró útil intervenir. Este asesinato, el quinto de un periodista desde el comienzo del año en México, ocurrió la misma semana que la desaparición de Ramón Ángeles Zalpa, corresponsal del diario Cambio, también en Michoacán.

Aún no se ha determinado el móvil del asesinato. Por otra parte, los empresarios de la víctima nos han confiado que no es seguro para nada que esté relacionado con su profesión. Lo que no impide que vuelva a cuestionarse la pasividad de las autoridades si, efectivamente, se confirma que sabían de las amenazas recibidas por Enrique Villicaña Palomares. La Procuraduría General de la República ¿piensa llevar a cabo una doble investigación, administrativa y sobre el fondo del asunto ? Este crimen eleva a 62 el número de periodistas mexicanos asesinados desde 2000, a los que hay que añadir diez desaparecidos desde 2003.