MÉXICO | En libertad Jesús Lemus Barajas tras tres años de encarcelamiento sin pruebas

17.05.2011 18:39

 

  • El periodista y su familia piensan en abandonar el país
  • Pasó a prisión preventiva en 2008 bajo sospecha de ‘narcotráfico', mientras investigaba a los carteles de la droga

 

Reporteros sin Fronteras celebra la puesta en libertad, el 11 de mayo de 2011, de Jesús Lemus Barajas, director y fundador del periódico El Tiempo, publicado en La Piedad (estado de Michoacán) y ex corresponsal del diario nacional La Jornada. La organización espera que las autoridades expliquen algún día por qué lo han mantenido detenido durante tres años pese a la ausencia total de pruebas y accedan a una eventual solicitud de reparación de los daños ocasionados. Jesús Lemus Barajas y su familia vislumbran, no obstante, dejar el país.

 

Jesús Lemus Barajas fue ubicado en detención preventiva el 15 de mayo de 2008, luego fue trasladado al penal de máxima seguridad de Puente Grande (estado de Jalisco). El periodista fue arrestado el 7 de mayo de 2008 en Cuerámaro (estado de Guanajuato), bajo sospechas de “narcotráfico”, acusaciones que precisamente padeció cuando investigaba la actividad de los carteles de la droga en la región. Reporteros sin Fronteras había subrayado la ausencia de elementos materiales que probaran la culpabilidad de Lemus y las condiciones de sus primeros días de detención, cuando habría sido golpeado, torturado y amenazado de muerte.

 

La sentencia absolutoria del 11 de mayo pasado establece: “considerando que no hay ningún elemento de juicio que señale siquiera la duda de que estuviera relacionado en hechos de narcotráfico o de delincuencia organizada, [Jesús Lemus Barajas] queda exonerado de toda acusación y se le dicta sentencia absolutoria”. El abogado del periodista, Gregorio Medina Salazar, precisó a Reporteros sin Fronteras que, dado que no había elementos para condenarlo, se revocó la sentencia a veinte años de prisión, pronunciada en enero pasado contra su cliente por el Juzgado Segundo de Distrito en el estado de Guanajuato (del fuero federal).

 

“Lo que me deja en claro es la hipersensibilidad del gobierno a la crítica y la determinación de las autoridades a aplicar la fuerza del Estado para frenar la libertad de expresión”, señaló a Reporteros sin Fronteras Jesús Lemus Barajas, quien no encuentra otro motivo para su detención que su labor periodística. “Mi trabajo estaba dando luz sobre las relaciones entre esferas de gobierno y grupos del narcotráfico”, agregó.

 

Jesús Lemus Barajas manifestó su intención de presentar una solicitud de asilo en Estados Unidos o en otro país, pues en su opinión “en México no hay condiciones para ejercer el periodismo”. “Durante el proceso que se me siguió, las autoridades nunca reconocieron mi calidad de periodista […] Ahora que salgo de prisión no me siento seguro, porque la persecución del Estado es evidente. También he tenido amenazas de la delincuencia organizada […] estoy en medio de la guerra”, añadió. Michoacán es, en efecto, uno de los epicentros de la ofensiva federal contra el narcotráfico emprendida el 15 de diciembre de 2006, tras la investidura del presidente Felipe Calderón. Esta guerra que no dice su nombre ha dejado un saldo humano de más de 40.000 muertos en tan sólo cinco años.

 

Durante la detención del periodista, su familia también fue objeto de intimidaciones. El 31 de julio de 2008 una veintena de soldados registró su domicilio en La Piedad sin una orden judicial. Después, el 18 de agosto de 2010, militares volvieron al domicilio diciendo que realizarían un cateo, por lo que presentó una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El 31 de agosto de 2009 los abogados Vladimir Camacho Guzmán, Rubén Emmanuel Castro y Gilberto Estrada, entonces encargados de defender a Jesús Lemus Barajas, fueron asesinados en una de las carreteras que conectan al estado de Michoacán con el de Guanajuato. En el marco de una misión realizada en julio de 2009, Reporteros sin Fronteras estuvo en contacto con el entorno de Jesús Lemus Barajas y con la redacción de El Tiempo.

 

Con esta liberación, un mes después de la del último periodista cubano que aún se encontraba en prisión, en Latinoamérica hay hoy en día, según nuestra información, tres periodistas encarcelados por motivos relacionados directamente con su actividad profesional. Dos de ellos en Perú y un tercero en Ecuador.

 

Leer también el informe de Reporteros sin Fronteras: “Crimen organizado, la información entre sus manos”.