MAURITANIA | RSF rechaza la aplicación del código penal para juzgar a dos periodistas

13.04.2016 19:15
Reporteros Sin Fronteras condena la decisión de la fiscalía mauritana de aplicar el código penal en una denuncia por difamación a dos periodistas. Un código penal cuya aplicación debería haberse terminado para casos de prensa tras la aprobación de la Ley de Prensa y Publicaciones de 2010, que excluye las condenas a prisión. Esta decisión de la justicia mauritana es más decepcionante si cabe ante el creciente avance en materia de libertad de prensa en el país en los últimos años.
 
Jedna Ould Deida, editor de la web Mauriweb.info y Babacar Baye Ndiaye del portal Cridem.org han sido acusados por difamación en una denuncia presentada por Badr Ould Abdel Aziz, hijo del Presidente Mohammed Ould Abdel Aziz, el 6 de abril, tras la difusión de informaciones según las cuales este último habría disparado a un pastor. 
 
Los periodistas fueron detenidos el 7 de abril tras ser citados a las dependencias de la policía jucicial, y fueron puesto sen libertad bajo fianza al día siguiente a la espera de una audiencia que tendrá lugar mañana. Según la fiscalía los periodistas habría cometido un crimen por intentar perjudicar a un tercero con premeditación,  como contempla el código penal. No obstante, el fiscal también ha citado la Ley de Prensa, bajo la cual sólo serían multados, de modo que se desconoce cuál de las dos líneas legales seguirá en la audiencia.
 
“Los periodistas nunca deberían estar sometidos a un juicio penal por actos relacionados con el ejercicio de su profesión”, afirma Constance Desloire, responsable de la oficina de África de Reporteros Sin Fronteras. “La fiscalía debería remitirse exclusivamente a la Ley de Prensa de 2010”, añade.
 
Jedna Ould Deida y Baye Ndiaye tienen previsto solicitar mañana un investigación sobre lo sucedido, que no se ha llevado a cabo todavía en los cinco días que han pasado desde su detención. Piden también que se llame al pastor a testificar porque, hasta donde ellos conocen, tampoco se ha investigado el incidente hasta la fecha. “Mis clientes se enfrentan a la posibilidad de ser condenados hasta a seis mess de cárcel”, alerta su abogado Ahmed Baba.
 
La detención de estos dos informadores confirma la erosión de los derechos de la prensa que está teniendo lugar en Mauritania desde que en 2014 se condenó a un bloguero por apostasía. Varias organizaciones y sindicatos de prensa se han manifestado contra la detención de Jedna Ould Deida y Baye Ndiaye, y han acusado a las autoridades de intentar intimidad a los periodistas. “Hemos hechos muchos avances en Mauritania y el clima en el que trabajamos actualmente es más o menos aceptable, pero la justicia ha actuado de esta manera porque afecta al hijo del Presidente”, afirma Ahmed Mokhtar Salem, presidente del Sindicato de Periodistas Mauritanos.
 
Mauritania ocupa el puesto 55 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.