MARRUECOS | El ministro de Información marroquí interviene en la destitución de dos periodistas de Dubai TV

04.07.2011 15:49

Reporteros Sin Fronteras manifiesta su rechazo a la destitución del editor jefe de Dubai TV, Omar Makhfi y su hermano, Jalal, corresponsal en Marruecos de la cadena. El despido, obra del ministro de Información, Khalid Naciri, se debe a una llamada de Jalal, el pasado 21 de junio, en antena, sobre el movimiento de protesta contra el referéndum constitucional. La destitución se produjo dos días después de la emisión de un discurso televisado del ministro tras el anuncio de la convocatoria a las urnas. 

 

Reporteros Sin Fronteras condena la intervención personal del ministro marroquí de Información en el despido de los dos periodistas. Y, añade, "es inaceptable que un representante del gobierno se comporte de esta manera. Esta actuación está a mucha distancia de las reformas democráticas anunciadas por Rey Mohammed VI, el pasado 17 de junio".

 

"Es hora de que Marruecos abandone la interferencia política en los medios de comunicación y en la justicia, si quiere que los principios democráticos que proclama sean una realidad", concluye RSF.

 

Desde Dubai, Omar Makhfi, explicó lo sucedido a Reporteros Sin Fronteras:

 

"El movimiento del 20 de febrero convocó manifestaciones de rechazo al referéndum del 19 de junio. Durante el programa, el presentador entrevistó por teléfono al corresponsal de Marruecos, Jalal Makhfi, preguntándole sobre las reacciones, en Marruecos, al discurso del rey. Nuestro corresponsal se refirió a las manifestaciones y citó el comunicado del movimiento de una forma completamente neutral y profesional. La cadena se puso en contacto con el ministro para aportar el punto de vista del gobierno. Pero en lugar de responder a las preguntas del comentarista, Khalid Naciri atacó a nuestro corresponsal, acusándole de ser pro-20 de febrero.

 

Después de la entrevista, el ministro llamó a la coordinadora de Dubai TV  exigiendo represalias para el periodista. Desde la cadena revisamos la intervención del periodista y no encontramos ninguna violación de la ética profesional. Pero llamamos al ministro para permitirle expresar su opinión sobre la Constitución, sin la presencia de nuestro corresponsal. Declinó la oferta por segunda vez.

 

El ministro llamó la embajada de Emiratos Árabes Unidos, en Rabat, para quejarse de corresponsal de Dubai TV en Marruecos. Dos días después, el 21 de junio, el director de la cadena me dijo que mi hermano y yo habíamos sido despedidos. La estación no tenía nada que ver con el tema. El director de noticias se quedó de piedra cuando me leyó la nota del departamento de recursos humanos. La medida entró en vigor inmediatamente. Al día siguiente, estaba en el paro. Sin embargo, la estación fue honesto conmigo.

 

A 29 de junio,  todavía no han dicho por qué fue despedido, a pesar de haber trabajado ocho años para Dubai TV y de haber renovado mi contrato recientemente. Todo lo que hicieron fue decirme verbalmente que no tenían ninguna crítica en mi contra. Es la primera vez que un ministro ha utilizado su condición de representante del gobierno para ajustar cuentas personales y lograr el despido de un periodista".