MALASIA | El dibujante Zunar se enfrenta a una posible condena de 43 años de prisión por nueve viñetas

08.09.2015 11:38

 

Reporteros Sin Fronteras condena el juicio por sedición al célebre dibujante malasio Zunar por publicar nueve de sus viñetas en Twitter, e insta a las autoridades de Malasia para que dejen de acosarle tanto judicial como psicológicamente.

 

Zunar, nombre artístico de Zulkiflee Anwar Alhaque, se enfrenta a hasta 43 años de prisión por nueve cargos bajo la Ley de Sedición en el juicio que comienza este 8 de septiembre tras ser aplazado desde el 7 de julio.

 

Las nueve viñetas criticaban la corrupción en el gobierno del primer ministro Najib Abdul Razak y el juicio, de carácter altamente político, del opositor Anwar Ibrahim.

 

"Lamentamos la persecución de Zunar e instamos a las autoridades malasias a retirar todos los cargos en su contra", expresó Benjamin Ismaïl, responsable de Reporteros Sin Fronteras para Asia y el Pacífico.

 

"Este juicio inicuo es el último ejemplo de las represalias políticas del gobierno de Najib Razak contra Zunar, represalias que ahora se toman abiertamente. El uso recurrente de la Ley de Sedición, que en este caso criminaliza las caricaturas políticas, es totalmente ilegítimo y desproporcionado".

 

En los últimos dos años, el gobierno de Malasia ha utilizado en varias ocasiones la Ley de Sedición, una ley feroz que data de 1948, para emprender procedimientos judiciales diseñados para silenciar a las voces disidentes y obligar a la autocensura a los periodistas y a los proveedores de contenidos.

 

Los procedimientos contra Zunar son del tipo conocido como SLAPP (demanda estratégica contra la participación pública, por sus siglas en ingles) o ‘pleitos mordaza’. Incluso si Zunar no recibiera una sentencia de cárcel, las actuaciones tienen un efecto paralizante, ya que disuaden a los ciudadanos de expresar sus puntos de vista y de protestar, y animan a los dibujantes y a  los medios de comunicación en general a autocensurarse.

 

Zunar ya había sido detenido dos veces bajo la Ley de Sedición, durante dos días en septiembre de 2010 -después de publicar un libro de dibujos titulado "Cartoon-o-phobia"- y durante tres días en febrero 2015 después de que la policía allanase su oficina el 28 de enero y le confiscaran un centenar de dibujos y otras obras.

 

Las autoridades de Malasia han prohibido siete de sus obras por "perjudiciales para el orden público."

 

Malasia ocupa la posición 147 -entre de 180 países- en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015 de Reporteros Sin Fronteras.