LIBIA | Las leyes liberticidas de la era Gadafi siguen vigentes

19.02.2014 13:34

 

Reporteros Sin Fronteras expresa su preocupación por las recientes disposiciones legislativas que ha aprobado el parlamento provisional de Libia, el Congreso General de la Nación (CGN), pocos días antes de las elecciones de este 20 de febrero, de las que saldrán los 60 miembros de la asamblea constituyente.

 

La enmienda al código penal aprobada el 5 de febrero es un mal presagio para la redacción de una constitución que respete las libertades y las obligaciones internacionales de Libia. La nueva y "libre" Libia parece alejarse como nunca de los principios de libertad garantizados por el Pacto Constituyente de 2011.

 

La enmienda del 5 de febrero modificó ya polémico y severo artículo 195 del código penal disponía que "toda persona que se permita iniciar lo que se pueda considerar como un ataque contra la Revolución del Gran Al-Fateh o su líder podrá ser castigada con penas de prisión. El mismo castigo se aplicará a toda persona que insulte a las autoridades del pueblo, de la Justicia, la Defensa o de los cuerpos de seguridad".  El castigo por infringir estas disposiciones, por insultar o atacar a las instituciones del Estado, es de 3 a 15 años de prisión.

 

Reporteros Sin Fronteras lleva mucho tiempo criticando el que no se haya derogado o enmendado esta disposición de tiempos de Gadafi, que infringía las obligaciones internacionales de Libia y que se utilizó para detener a periodistas como Amara Al-Khitabi, director del periódico Al-Umma, que estuvo detenido durante cinco meses tras su arresto, en diciembre de 2012, por publicar una lista de 87 jueces y fiscales sospechosos de corrupción.

 

La enmienda (5) 2014 aprobada el 5 de febrero dispone ahora que:

 

"Sin perjuicio de cualquier sanción más severa, es susceptible de ser castigada con penas de prisión cualquier persona que declare cualquier cosa que constituya un daño para la Revolución del 17 de Febrero (...) La misma pena se aplicará a cualquier persona que insulte públicamente a las autoridades legislativas, ejecutivas o judiciales o cualquiera de sus integrantes durante o en relación con el ejercicio de sus funciones, o que insulte a los símbolos del estado o su bandera".

 

La enmienda simplemente adapta la ley represiva existente al nuevo contexto político. Parece estar diciendo que la libertad de expresión no se garantiza en la nueva Libia más de lo que estaba bajo Muamar el Gadafi.

 

Reporteros Sin Fronteras denuncia esta enmienda como un ataque directo a las libertades fundamentales, especialmente la libertad de expresión y de información, que están garantizados por el Pacto Constituyente de 2011 y las obligaciones de los tratados internacionales de Libia, y pide la retirada de este artículo del código penal.

 

La enmienda viola el artículo 14 del Pacto Constituyente, que dice: "El Estado garantizará la libertad de opinión; la libertad de expresión de los individuos y grupos; la libertad de  investigación científica; la libertad de comunicación; la libertad de prensa, medios de comunicación , impresión y distribución; la libertad de el movimientos, y la libertad de reunión, manifestación y sentada pacífica , siempre y cuando no sean contrarias al orden público".

 

También viola los tratados y pactos internacionales ratificados por Libia, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, cuyo Artículo 19 dice:

 

"(1) Toda persona tiene derecho a sostener opiniones sin interferencias. (2) Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea de palabra, por escrito o impresas , en forma artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección".

 

Reporteros Sin Fronteras apunta que, en su Observación general N º 34 sobre el Artículo 19 , el Comité de Derechos Humanos de la ONU dice que "una reserva general a los derechos establecidos en el párrafo 2 sería incompatible con el objeto y propósito del Pacto", y añade que "El Pacto no permite la prohibición general de las expresiones de (...) una interpretación incorrecta de los hechos pasados".

 

Además de criminalizar las críticas a la Revolución del 17 de febrero (que derrocó la dictadura de Gadafi), la enmienda también tipifica como delito el insulto "al poder legislativo, ejecutivo o judicial o de cualquiera de sus miembros" y "los símbolos del estado o su bandera".

 

En una sociedad libre y democrática es esencial, sin embargo, poder criticar o faltar al respeto a un gobierno  y sus líderes. La observación general N º 34 dice establece que "el mero hecho de que formas de expresión se consideren insultos a una figura pública no es suficiente para justificar la imposición de sanciones".

 

Los insultos a figuras públicas deben ser regulados de conformidad con el párrafo 3 del Artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que dice que la libertad de expresión debe restringirse sólo si es necesario para "respetar los derechos o la reputación de los demás" o para "proteger la seguridad nacional, el orden público, o la salud o la moral públicas".

 

Insultar a una figura pública debe ser objeto de un procedimiento judicial sólo en caso de que los derechos o la reputación de la persona en cuestión se ven afectados. Y, como tal, debe ser tratado como un caso de difamación, que - de acuerdo con el Plan de Acción sobre la seguridad de los periodistas y el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ONU - debe ser despenalizada .

 

La observación general N º 34 también establece que "la prisión no es una sanción adecuada" para la difamación o las injurias. Las penas de cárcel previstas por la enmienda de 5 de febrero (de 3 a 15 años) son, además, claramente desproporcionadas.

 

Dos semanas antes de aprobar a la enmienda, el CGN dictó el Decreto 05/2014 "Para detener y prohibir la difusión de ciertos canales de televisión por satélite". Se ordenó a los ministerios de Exteriores, Comunicaciones e información que "tomaran las medidas necesarias" para prohibir la emisión de cualquier canal de televisión por satélite cuyos programas criticasen la "Revolución del 17 de Febrero", desestabilizasen al país o promovieran la disidencia interna.

 

Reporteros Sin Fronteras reaccionó al decreto condenándolo como liberticida y pidiendo su retirada inmediata.

 

Los poderes ejecutivo, legislativo y judicial de Libia deben trabajar juntos para establecer una verdadera democracia que respete la diversidad interna y el pluralismo de opinión, y promueva las libertades fundamentales de sus ciudadanos en lugar de legislar para sus propios intereses. En toda sociedad democrática las autoridades deben aceptar diferentes opiniones y críticas, que construyen y forjan un debate público y, por su naturaleza, son de interés general.

 

Como Libia se prepara para comenzar una etapa clave en su transición a la democracia , a saber , la elaboración de una nueva Constitución y la creación de un nuevo contrato social entre el Estado y los libios , las libertades consagrados en la nueva Constitución no debe ser eviscerado previamente por otras disposiciones legislativas.

 

Los futuros miembros de la Asamblea Constituyente deben establecer firmes garantías de libertad de expresión y la libertad de información, y han de tener mucho cuidado en no permitir que las disposiciones legales liberticidas -como las adoptadas el 5 de febrero- arrinconen a dichas libertades. Cumplir con estas libertades debería haber un requisito exigible directo tanto para el Estado, como para los sectores no estatales o los privados.

 

Libia ocupa el puesto 137 -entre 180 países- en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2014 de Reporteros Sin Fronteras, con una caída de seis posiciones con respecto a la lista de 2013. Más sobre la situación en el país, en el Informe Anual 2013 de la organización.

 

      

  

DEFIENDE CON NOSOTROS LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN  
(+Hazte AMIGO de RSF 
(+) Hazte SOCIO de RSF  
(+Haz una DONACIÓN 

 ÚLTIMOS INFORMES   

SUMARIO DE ATAQUES: 

          NUEVO ÁLBUM          

JAZZ. 100 Fotos por la Libertad de Prensa

       ÁLBUMES DE FOTOS   

         RSF | 100 Fotos de AI WEIWEI por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de PAOLO PELLEGRIN por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de SAM SHAW por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de STEVE McCURRY por la Libertad de Prensa   RSF | 100 Fotos de MARTIN PARR por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de IZIS por la Libertad de Prensa    RSF | Ellas cambian LA INDIA, 100 Fotos por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de RENÉ BURRI por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de DAVID BURNETT por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de PIERRE & ALEXANDRA BOULAT por la Libertad de Prensa    RSF | 101 Fotos de MAGNUM por la Libertad de Prensa