LIBIA | Aumenta la preocupación por dos periodistas tunecinos desaparecidos

23.09.2014 14:17

 

Reporteros Sin Fronteras muestra su preocupación por dos periodistas tunecinos, Sofiene Chourabi y Nadhir Ktari, que desaparecieron cerca de Ajdabiya, en el este de Libia, el pasado 8 de septiembre y podrían haber sido secuestrados. La organización pide su liberación inmediata.

 

Chourabi es presentadora y productora del programa Dossiyates que se emite en la primera cadena tunecina [Tunisia’s First TV]. Ella y el fotógrafo viajaron a Libia para cubrir la situación en la que se encuentra la frontera entre Túnez y este país.

 

Después de ser detenidos por una milicia en Brega, el 6 de septiembre, fueron liberados a las 24 horas. De acuerdo con la información obtenida por Reporteros Sin Fronteras, desaparecieron cerca de Ajdabiya al día siguiente y, desde entonces, no se ha vuelto a tener noticias de ellos.

 

"Pedimos la liberación inmediata e incondicional de estos dos periodistas", ha exigido Olivia Gré, responsable de la oficina en Túnez de Reporteros Sin Fronteras. "Todos los involucrados en el proceso de transición en Libia deben hacer lo posible para garantizar que son capaces de regresar con seguridad a Túnez", agregó

 

Gré pide responsabilidades a las autoridades tunecinas: "Deben apoyar la mediación que se ha iniciado con el fin de acelerar la liberación de estos dos hombres. Nuestra organización respalda al Comité de apoyo a Chourabi y Ktari que ha creado el Sindicato Nacional de Periodistas Tunecinos (SNJT) y el Instituto Árabe de Derechos Humanos (IADH) para ayudarlos".

 

Kais Mabrouk, el consejero delegado de la cadena en la que trabaja Chourabi, ha manifestado a Reporteros sin Fronteras su total compromiso con la periodista: "Sofiene Chourabi aceptó la tarea de ir a Libia para llevar a cabo un trabajo de investigación y es conocida por su profesionalidad".

 

"Por desgracia, muchos periodistas, al igual que Chourabi y Ktari, han sido secuestrados en Libia desde la nación se vió sumida en un caos de seguridad. Éste es el último episodio de una serie sombría de los actos violentos contra los profesionales de los medios de comunicación. Muchos compañeros han tenido que huir al extranjero por las amenazas", ha advertido Barbara Neault, jefa de la oficina libia de Reporteros Sin Fronteras.