LIBIA | Ataques a medios de comunicación y periodistas tras la "Operación Dignidad"

22.05.2014 18:29

Reporteros Sin Fronteras expresa su preocupación por los periodistas libios tras la grave crisis política y de seguridad que atraviesa el país desde el 15 de mayo. A continuación la sucesión cronológica de los últimos acontecimientos:

 
  • El 16 de mayo, el general retirado Jalifa Hafter lanzó la “Operación Dignidad” que, según uno de sus portavoces en Bengasi, tiene el apoyo de varias unidades del Ejército en el este de Libia y parte de las fuerzas aéreas, y pretende “purgar la ciudad de grupos terroristas”.
  • Ese mismo día, la emisora de radio del grupo islamista Ansar Al-Sharia, situada en el barrio de Al-Lithi, en Bengasi, sufrió un atentado -no reivindicado- que no causó heridos; el cámara del canal privado de televisión por satélite Lybia International, Ayub Gweider, fue secuestrado por un grupo armado mientras cubría los disturbios resultantes de la “Operación Dignidad” en el barrio de Hawari, en el sur de Bengasi; Abdallah Doma, fotógrafo de la Agencia France Presse en Bengasi, fue tiroteado mientras regresaba de Trípoli (32 disparos que no le alcanzaron); y, según fuentes oficiales, más de 70 personas murieron en Bengasi como resultado de la ofensiva militar del general Hafter, que el gobierno central ha declarado ilegítima.
  • Dos días después, el 18 de mayo, la sede del Congreso General de la Nación (el parlamento de transición), en Trípoli, fue blanco de un atentado atribuido en principio a miembros de las brigadas de Zintan, conocidos por su oposición a los grupos islamistas.
  • También ese día explotaron dos granadas a pocos metros de la sede de Libya International, en Trípoli, poco después de que la cadena emitiera un programa en directo en el que Abdallah Naker, un ex dirigente del Consejo Revolucionario de Trípoli -una brigada de Zintan conocida por su firme oposición a los islamistas- comentaba los últimos acontecimientos. Según un empleado de Libya International, recibieron una llamada de una mujer amenazando a la cadena: “¡Si no paras el programa de una vez, verás lo que va a pasar!” Nadie resultó herido.
  • El 20 de mayo murieron dos personas y otras 60 resultaron heridas en los enfrentamientos en Trípoli. 
 
Reporteros Sin Fronteras pide a civiles, militares y partidos políticos que pongan fin inmediatamente a este conflicto y a los ataques a civiles, incluidos los periodistas que trabajan en Libia. "Los informadores tienen un papel fundamental que desempeñar en la nueva Libia, especialmente en el proceso de construcción de un Estado viable y democrático a largo plazo. La violencia contra los trabajadores de los medios de comunicación debe cesar inmediatamente", reclama RSF.
 
La organización recuerda que Libia es miembro del Pacto International de Derechos Civiles y Políticos, cuyo artículo 19 consagra la libertad de expresión e información. En este sentido, el Comité de Derechos Humanos de la ONU ha afirmado que “el ataque a una persona debido al ejercicio de su libertad de opinión o de expresión, incluyendo como formas de ataque la detención arbitraria, la tortura, las amenazas a la vida y la muerte”  no puede ser, bajo ninguna circunstancia, compatible con el artículo 19.
 
El comité añade: “Todos esos ataques deben ser investigados vehementemente y en el momento oportuno, los autores tienen que ser enjuiciados y las víctimas o, en el caso de los asesinatos, sus representantes, tienen que recibir una forma apropiada de reparación”.
 
RSF señala que Libia debe cumplir con las obligaciones nacionales e internacionales de respetar la libertad de información. Estas obligaciones están consagradas en el Pacto Constituyente de 2011 y en diversos tratados internacionales de los que Libia forma parte.