LÍBANO | Comienza el juicio contra dos periodistas por 'desacato' y 'obstrucción a la justicia'

13.05.2014 19:38

El Tribunal Especial para el Líbano (TEL), con sede en La Haya (Holanda), ha empezado este 12 de mayo la vista oral por los cargos de "desacato al tribunal" y "obstrucción a la justicia" contra dos periodistas libaneses, Karma Khayat, directora adjunta de noticias de la cadena de televisión Al- Jadeed, e Ibrahim Al-Amin, redactor jefe del diario Al-Akhbar. Las empresas propietarias de ambos medios también están acusadas​​.

 

Representada por la abogada británica, Karim Khan, Khayat ha declarado al juez Nicola Lettieri que los medios tenían un "derecho sagrado" a recabar información y que su "único delito es haber respetado los ideales de nuestra profesión ya llamar la atención sobre los errores del tribunal"

 

La periodista, así como la compañía propietaria de Al-Jadeed TV, New TV SAL, se declararon inocentes de los cargos presentados contra ellas. En respuesta a una solicitud del abogado de Khayat, el juez aplazó el caso hasta el 16 de junio para dar a la periodista tiempo para preparar una "defensa sólida".

 

Al-Amin decidió no comparecer en la audiencia de este martes, después de haber solicitado previamente un aplazamiento para preparar mejor su defensa.

 

El 24 de abril, el TEL difundió un comunicado en el que acusaba a ambos periodistas de "interferir deliberada e intencionalmente con la administración de justicia mediante la difusión y / o publicación de información sobre presuntos testigos confidenciales". Khayat y New TV SAL también están acusados ​​de "interferir en la administración de justicia, a sabiendas y de forma voluntaria al no eliminar de la página web de Al-Jadeed TV y del canal de la cadena en YouTube información sobre presuntos testigos confidenciales".

 

Según el tribunal, "publicar los nombres de los presuntos testigos puede equivaler a una injerencia en la administración de justicia, ya que reduce la confianza de los testigos reales y del público".

 

Los dos periodistas se enfrentan a posibles penas de prisión de hasta siete años o multas de hasta 100.000 euros, o ambas sanciones.

 

"Estamos preocupados por los graves cargos contra estos dos periodistas libaneses y sus medios y hacemos hincapié en la importancia de la información libre y la cobertura de noticias responsable en el tenso contexto político en el Líbano", ha dicho la directora de investigación de Reporteros Sin Fronteras, Lucie Morillon.

 

"Instamos a la TEL y a los medios libaneses a que trabajen juntos para asegurar que los responsables del asesinato del exprimer ministro libanés Rafic Hariri sean llevados ante la justicia".

 

De acuerdo con la TEL, se presentaron cargos fueron contra la cadena Al-Jadeed por emitir en un programa una lista de 167 nombres de testigos en el caso contra "Ayyash et al", aquellos acusados ​​de participar en el asesinato de Hariri . Al-Jadeed niega que mostrara los nombres o rostros de las víctimas, a diferencia de Al Akhbar, que sí los publicó.

 

Varios políticos libaneses reaccionaron a los cargos inmediatamente después de que se dieran a conocer. El presidente Michel Sleiman, quien tiene relación personal con el padre de Khayat - Tahsin al-Khayat, director de Al-Jadeed-, refrendó su "compromiso con la libertad de los medios" y su "apoyo incondicional" a los medios de comunicación del Líbano.

 

Parlamentarios miembros del grupo simpatizante de Hezbolá "Lealtad a la Resistencia" expresaron su apoyo a los dos periodistas e instaron "al Gobierno a actuar con rapidez para proteger la constitución, el Líbano y sus instituciones"."Estamos en contra de estas medidas del TEL y a favor de la libertad de prensa", añadieron.

 

Periodistas libaneses también han rechazado las acusaciones y han organizado sentadas en el apoyo a sus dos colegas. El sindicato de periodistas emitió un comunicado señalando que el tribunal de "prensa escrita" es la única corte libanesa que está facultada para resolver sobre casos de medios.

 

El sindicato también ha señalado que los medios de comunicación internacionales, como la emisora ​​canadiense CBC, la revista alemana Der Spiegel y el diario francés Le Figaro han revelado detalles sobre el caso sobre la base de documentos confidenciales y filtraciones desde dentro del TEL sin haber sido acusados ​​por el tribunal.

 

Por último , el ministro de Información, Ramzi Jreije, un miembro del partido cristiano Kataeb (anti Hezbolá), dio una rueda de prensa después de reunirse con una asociación de medios de comunicación llamada Orden de la prensa en la que dijo que "cualquiera que sea la legitimidad del TEL, los medios de comunicación tienen derecho a criticarlo con toda libertad". Días más tarde, expresó su confianza en "la inocencia de los periodistas", al tiempo que les instó a asistir a la audiencia de este 12 de mayo para "demostrar su inocencia".

 

En respuesta a los diversos mensajes de apoyo, el ministro de Justicia libanés, Ashraf Rifi (miembro de la facción pro -Hariri) expresó que se necesitan periodistas que respeten la ley, incluso si la constitución libanesa garantiza la libertad de prensa. Y añadió que no dudaría en "detener a ambos periodistas " si el TEL lo solicitaba.

 

Rifi presentó una denuncia contra Al-Amin el 2 de marzo acusándolo de "injurias" y "comentarios despectivos e irrespetuosos sobre el presidente" en un artículo recientemente publicado titulado "El Líbano sin presidente" en el que acusaba de corrupción al presidente y al ministro de Justicia.

 

Establecido en 2009, el TEL es un tribunal penal internacional creado por un acuerdo entre las Naciones Unidas y el Líbano en virtud de la Resolución del Consejo de Seguridad 1664 de 14 de febrero de 2006. El principal objetivo del tribunal es para juzgar a los acusados ​​por el atentado de febrero de 2005 en Beirut, en el que fueron asesinados Hariri y otras 21 personas.