KENIA | ETIOPÍA | RSF pide al Presidente Obama que defienda la libertad de prensa en su tour africano

24.07.2015 17:49
Reporteros Sin Fronteras ha escrito al Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con motivo de su visita a Kenia y Etiopía que empiezan hoy. La situación de la libertad de información es muy preocupante en Etiopía, donde no hay medios independientes y hay una decena de informadores encarcelados en la actualidad. En Kenia, la ley antiterrorista somete a la autocensura a los periodistas, que en ocasiones sufren también presiones directas de las autoridades gubernamentales.
 
President Barack Obama
Casa Blanca
1600 Pennsylania Ave, NW
Washington, DC 20500
 
 
 
Washington DC, 22 de julio de 2015
 
Señor Presidente, 
 
Le escribo como Secretario General de Reporteros Sin Fronteras para compartir con usted nuestras preocupaciones por el estado de la libertad de prensa en los países que va usted a visitar en la próxima semana: Kenia y Etiopía. 
 
Kenia ocupa el puesto 100 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa. Le pedimos que aborde con sus homólogos la situación de la libertad de prensa en este país donde, pese a las garantías constitucionales a la libertad de expresión y de prensa, el Gobierno combate el terrorismo de una forma que afecta gravemente al ejercicio de la profesión periodística. Las leyes sirven a menudo para censurar los contenidos periodísticos, como la creada en 2013 que nombraba a un tribunal especial para controlar la linea editorial de los medios de comunicación, o las enmiendas a la ley de seguridad de 2014, con fuertes medidas para luchar contra el extremismo y fortalecer la seguridad. Pese a que la Constitución garantiza desde el 2010 el derecho al trabajo en libertad, muchos periodistas han terminado censurándose y limitando su cobertura de actos importantes. Viven bajo el temor a ser denunciados, detenidos, intimidados y hasta asesinados. 
 
El asesinato del periodista keniata John Kituyi el pasado mes de abril sigue sin resolverse. Fue golpeado por individuos sin identificar cuando volvía a su domicilio y murió en el hospital esa misma noche. Sus atacantes se llevaron su teléfono móvil pero no su cartera, por lo que se presume que el móvil del crimen puede tener otras causas que no el robo. Según sus familiares, John Kituyi había recibido amenazas por sus publicaciones en el semanario The Mirror, sobre la interferencia de las autoridades en los testimonios previstos para el juicio contra el vicepresidente William Ruto frente al Tribunal Penal Internacional.
 
Los Estados Unidos deben urgir al gobierno de Kenia que proteja a los periodistas y ponga fin a este clima de impunidad. Las layes que reprimen la libertad de expresión y de prensa deben reformularese y los periodistas deben poder cubrir todos los temas sin miedo a represalias. 
 
En Etiopía, la situación de los periodistas e internautas es aún peor. Recientemente, Reporteros Sin Fronteras celebró la puesta en liberta de Reyot Alemu, Tesfalem Waldyes, Asmamaw Hailegiorgis, y Edom Kasaye, pero sigue muy preocupada por el resto de informadores que continúan privados de libertad. Entre ellos hay varios miembros del colectivo de blogueros Zone 9, como Befekadu Hailu, Atnaf Berhane, Natnail Feleke, y Abel Wabella, detenidos desde abril de 2014. Se enfrentan a una posible pena de 15 de años de cárcel por cargos de terrorismo por sus publicaciones sobre derechos humanos. Otro periodista detenido en el mismo periodo que Reyot Alemu, también sigue en prisión: Woubeshet Taye, editor del Awramba Times, fue condenado en 2012 a 14 años de cárcel por cargos de terrorismo.
 
Queremos creer que la puesta en libertad de algunos de los encarcelados no es casual y responde a una primera señal de una política distinta que permita el desarrollo de la libertad de información en Etiopía.
 
La ley sobre terrorismo de 2009 es un recurso habitual para silenciar toda crítica al gobierno etíope que afecta sobre todo a periodistas y bloqueros. En 2014, las amenaza a los propietarios de medios privados forzó el cierre de seis publicaciones y varios optaron por abandonar el país. Muchos de esos exiliados han huido a Kenia y siguen sin sentirse seguros en Etiopía, según nos manifestaron en nuestra última visita a Nairobi el año pasado. 
 
Dado que Etiopía es uno de los principales receptores de la ayuda estadounidense, le pedimos que las autoridades de su país urjan al gobierno etíope a poner en libertad a los periodistas y bloqueros que siguen en la actualidad privados de libertad. Los Estados Unidos deberían también animar a los líderes etíopes a levantar su mano de hierro contra los medios privados de su país para que los periodistas e internautas puedan cubrir temas importantes sin miedo a ser detenidos. 
 
La lucha contra el terrorismo de Kenia y Etiopía no puede hacer pagar un precio tan alto a la libertad de información y la liberta de prensa.
 
Gracias por adelantado, Señor Presidente. 
 
Atentamente
 
Christophe Deloire
Secretario General de Reporteros Sin Fronteras
 

 

Reporteros Sin Fronteras se ha convertido en la más amplia organización de defensa de la liberta de prensa en el mundo y celebra en la actualidad sus 30 años de existencia. Gracias a una red única en el mundo de un total de 150 corresponsales de investigación en 130 países, 11 oficinas nacionales, y un estatus consultivo en Naciones Unidas y la UNESCO, Reporteros Sin Fronteras tiene hoy en día un impacto global en materia de información campañas legales, y asistencia y defensa de informadores en todo el mundo.