KENIA | Carta abierta al gobierno sobre los periodistas refugiados

12.05.2014 13:38

Reporteros Sin Fronteras, el Comité para la Protección de los periodistas, y la Fundación Rory Peck hacen un llamamiento al Gobierno de Kenia para que aclare la legalidad de la orden que obliga a los refugiados a trasladarse fuera de las zonas urbanas y pide especial consideración, por su alta vulnerabilidad, hacia los periodistas exiliados en el país.

 

Sr. Joseph Ole Lenku

Secretario del Gabinete de Interior y Coordinación de Gobierno de la Nación

Harambee House

P.0. Box de 30510-00100

Nairobi

KENIA

 

ASUNTO: Preocupación por el traslado de periodistas refugiados a áreas asignadas

 

Estimado Secretario Lenku,

 

Reporteros sin Fronteras (RSF), el Comité para la Protección de los periodistas (CPJ), y la Fundación Rory Peck -tres organizaciones internacionales dedicadas a defender la libertad de información y a los periodistas de todo el mundo- le escriben para expresar su preocupación por la reciente decisión del gobierno de Kenia de trasladar a todos los refugiados de áreas urbanas a zonas asignadas. Si bien podemos entender la necesidad imperiosa del Gobierno de garantizar la seguridad en Kenia, esta medida pone en peligro a los periodistas refugiados que han buscado refugio en su país.

 

Las investigaciones realizadas por nuestras organizaciones indican que los periodistas refugiados, cuyo trabajo los hace muy visibles en sus lugares de origen y reconocibles en sus respectivas comunidades en el exilio, representan una población particularmente vulnerable. Transferirlos a las áreas asignadas, que son conocidos por las incursiones de insurgentes somalíes y agentes etíopes de inteligencia, los expone a continuas amenazas y persecuciones por su trabajo.

 

Como ustedes saben, en diciembre de 2012, del Departamento de Asuntos de los Refugiados de Kenia (DRA) emitió una directiva ordenando a todos los refugiados a ser reubicados en áreas asignadas. Después de que el Tribunal Superior de Kenia declarase inconstitucional dicha directiva en 2013, el DRA apeló la decisión. El estatus oficial de refugiados en zonas urbanas sigue siendo ambiguo.

 

En vista de la creciente inseguridad en Nairobi, el 25 de marzo 2014, su oficina emitió una directiva casi idéntica a la de diciembre 2012 que ordenaba a todos los refugiados reubicarse en las áreas asignadas. Teniendo en cuenta la decisión del Tribunal Superior de Justicia de derogar la Directiva del DRA, no queda claro si el último decreto es constitucionalmente viable.

 

De acuerdo con recientes investigaciones realizadas por RSF y el CPJ, al menos 16 periodistas somalíes y etíopes fueron detenidos en Nairobi durante el mes de abril. Otros cinco sufrieron la misma suerte en marzo. Algunos periodistas nos dijeron que fueron detenidos en sus hogares y obligados a pagar sobornos a los oficiales de policía para asegurar su liberación y evitar el traslado a campos de refugiados. Sin embargo, no fue el caso de algunos otros, entre ellos dos relevantes periodistas somalíes, que permanecen en condiciones extremas.

 

Hassan Sheikh Omar es un veterano periodista somalí que hasta 2008 trabajó para Radio Simba y Horn Cable TV, cuando las amenazas de la milicia islámica somalí Al-Shabaab lo obligaron a huir. Detenido el 25 de abril de 2014, fue retenido durante tres días en el estadio de Kasarani y luego trasladado a Kakuma, donde sigue hasta hoy.

 

Mahad Omar Diriye, un periodista somalí independiente y secretario general de la Asociación de Periodistas Independientes Jubaland (JIJA), fue detenido el 28 de abril de 2014. Está detenido en Nairobi pendiente de que lo trasladen a Kakuma. Originario de la provincia de Gedo, en el sur de Somalia, Mahad trabajaba para varios medios de comunicación, incluyendo las webs de noticias HornAfrik y Allgedo. En 2007, se refugió en Kismayo, la capital comercial de Jubaland, después de ser amenazado, en represalia por su trabajo. El periodista se vio obligado a huir de su país natal en 2010 después de recibir amenazas por parte de Al-Shabaab en relación a sus reportajes para Radio Mandeeq y Radio Luuliyo.

 

Según la información obtenida por nuestras organizaciones, Hassan y Mahad están registrados como refugiados por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Tienen documentos de identidad kenianos emitidos en Nairobi que reconocen su condición de refugiados en Kenia.

 

RSF, CPJ y la Fundación Rory Peck hacen un respetuoso llamamiento al gobierno de Kenia para que aclare la situación legal de la sentencia más reciente para reubicar a los refugiados urbanos a las áreas asignadas. Dada la situación de los periodistas refugiados, particularmente vulnerables, también instamos a su oficina para eximirlos de esta operación y permitir que permanezcan en los centros urbanos de Kenia.

 

Por favor, no dude en ponerse en contacto con nosotros para cualquier pregunta o duda. Le agradecemos de antemano por tomar en consideración nuestro llamamiento.

 

Atentamente,

Christophe Deloire,

Secretario General, Reporteros sin Fronteras

Robert Mahoney,

Subdirector del Comité para la Protección de los Periodistas

Tina Carr,

Directora de la Fundación Rory Peck

 

CC. David Kimaiyo, Inspector General de la Policía