ISRAEL | Reporteros sin Fronteras denuncia los abusos cometidos en controles israelíes con periodistas palestinos

01.07.2008 18:12

 Reporteros sin Fronteras denuncia los abusos cometidos por agentes de seguridad israelíes con los periodistas palestinos que se desplazan a través de los Territorios, o que regresan de visitas al extranjero. En el transcurso de los últimos diez días la organización ha contabilizado cinco detenciones abusivas. Un periodista sigue detenido mientras que a otro tuvieron que hospitalizarse tras haber sido víctima de la brutalidad de unos miembros del Shin Bet (servicios secretos internos israelíes), en una barrera israelí.

 

“El comportamiento de los servicios de seguridad israelíes con Mohammed Omer es inaceptable. El periodista se sometió a todas las órdenes de los agentes del Shin Bet. Y, sin embargo, no dudaron en usar la violencia con él, y le humillaron. Pedimos a las autoridades israelíes que cumplan con su responsabilidad frente a tales abusos, ya que habitualmente nunca sancionan esas humillantes sesiones”, ha declarado la organización.

 

“Por otra parte pedimos la libertad de Fuad Farukh, colaborador de Ramattan News, detenido por la policía desde hace más de una semana sin que se le haya imputado ningún cargo”, ha añadido la organización.

 

El 26 de junio de 2008, unos agentes del Shin Bet se comportaron brutalmente con Mohammed Omer después de que pasara el puente Allenby, uno de los puntos fronterizos que separan Israel de Jordania. Contactado por Reporteros sin Fronteras, el periodista ha manifestado que le obligaron a desnudarse totalmente para pasar un humillante registro corporal. Le interrogaron durante muchas horas acerca de las razones de sus viajes a Europa. “Me golpearon en la cara y el pecho hasta que perdí el conocimiento. Después fui trasladado a un hospital de Ramallah hasta que, dos horas más tarde, pude regresar a Gaza, gracias a la ayuda de unos diplomáticos holandeses”, ha añadido el periodista que tiene costillas rotas y contusiones en el cuerpo.

 

Mohammed Omer, de 24 años, es corresponsal de varias publicaciones extranjeras y volvía de una estancia profesional en Europa. El 16 de junio le entregaron en Londres el premio de periodismo Martha Gelhorn. A su regreso tuvo que esperar varios días en Jordania, mientras conseguía autorización para regresar a su ciudad natal de Rafah, en la franja de Gaza.

 

En otro caso, cuatro periodistas y técnicos de la agencia palestina Ramattan News fueron detenidos el 22 de junio de 2008 en la barrera de Zaatara, cerca de Naplusa (Cisjordania), cuando se dirigían a Naplusa en un vehículo que lleva impreso “TV”. El técnico de sonido Nouboul Nabil y el periodista Mohammed Marbou’ quedaron en libertad tras permanecer seis horas detenidos mientras que el camarógrafo Rami Jahjha no recobró la libertad hasta el 29 de junio. Por su parte, el montador Fuad Farukh continúa en manos de la policía israelí. A los cuatro les han acusado, erróneamente, de haber arrojado piedras a un colono, acusación que negaron inmediatamente mientras estaban detenidos en el puesto de policía de Ben Yamin, al que fueron llevados atados de pies y manos.