ISRAEL | PALESTINA | El fotógrafo palestino Mohamed Al-Azza será juzgado mañana por un tribunal militar israelí

24.07.2013 19:20

Reporteros Sin Fronteras pide la retirada de todos los cargos que se le imputan al fotógrafo palestino Mohamed Al-Azza, que será juzgado mañana por un tribunal militar israelí.

Al-Azza fue detenido por soldados israelíes, el 30 de junio, en el campo de refugiados de Aida. Pasó 11 días encarcelado en deplorables condiciones hasta que fue puesto en libertad, el 11 de julio, tras pagar una fianza de 217 euros.

"Los soldados israelíes irrumpieron en mi casa a la una de la mañana, agredieron a mi familia, que se oponía a su entrada, y me golpearon. les pedí que no me dieran en la cara porque la herida me seguía dando problemas, pero me siguieron golpeando sin contemplaciones", ha relatado  a Reporteros Sin Fronteras. "Me llevaron a un campo militar, cerca de Aisa, donde me interrogaron durante varias horas. Después me trasladaron al centro de detención de Assioun, donde pasé dos días. Como estaba seriamente herido, me hospitalizaron durante tres días más y finalmente pasé el resto de mi detención en la prisión de Oufar", cuenta Al-Azza.

Las Fuerzas de Defensa Israelíes le han acusado ante el tribunal militar de participar en actividades "violentas e ilegales" porque, como periodista, ha cubierto manifestaciones de apoyo a los presos en huelga de hambre y protestas contra la ofensiva en Gaza de noviembre de 2012. Las fuerzas israelíes alegan que su presencia al inicio de todas estas manifestaciones demuestra que es un participante y que no está allí simplemente para cubrirlas.

Reporteros Sin Fronteras insiste en pedirle a las autoridades israelíes que pongan fin a este trato abusivo a periodistas palestinos que sólo cumplen su misión de informar de lo que sucede. La organización recuerda además la actitud de los soldados israelíes, el 17 de julio en Kalandia, cuando los periodistas palestinos se disponían a manifestarse por el derecho a la información. Los soldados bloquearon cualquier movimiento desde el puesto de control y lanzaron gas lacrimógeno, hiriendo a seis personas.