IRÁN | Se confirma la pena de muerte para un internauta y nuevas detenciones

17.01.2012 15:40

  • El Supremo ratifica la pena capital para Saeed Malekpour
  • Arrestados otros tres usuarios de Internet: Simien Nematollahi, colaboradora de majzooban.org; Mohammad Solimaninya, director de U24, y el bloguero Mohammad Reza Pourshajari

 

Reporteros sin Fronteras recibe con estupor la noticia de que el Tribunal Supremo de Irán ha ratificado la pena de muerte para el diseñador web Saeed Malekpour. Su familia afirma que el tribunal tomo esta decisión presionado por la Guardia Revolucionaria .

Residente en Canadá y de 35 años de edad, Saeed Malekpour fue detenido el 4 de octubre de 2008 durante una visita a su familia y condenado a muerte en enero de 2011, acusado de agitación contra el gobierno y deinsultar al Islam.

Mientras tanto, continúan las detenciones de internautas. Simien Nematollahi, colaboradora de la página web Majzooban pro-Sufi (www.majzooban.org), fue detenida en su domicilio de Teherán por agentes del Ministerio de Inteligencia el 11 de enero bajo la acusación de propaganda contra el gobierno. Varios miembros de la plantilla de esta web fueron detenidos el 7 y 8 de septiembre, y puestos en libertad bajo fianza el 4 de octubre mientras esperan juicio.

Mohammad Solimaninya, director del site U24, una red social para profesionales de Irán, fue detenido tras haber sido citado, el 10 de enero, a comparecer ante un tribunal revolucionario en la ciudad de Karaj (20 kilómetros al norte de Teherán). Agentes de inteligencia vestidos de civil allanaron su casa el mismo día y confiscación su ordenador, discos duros y CDs. Su familia desconoce por qué fue detenido ni dónde se encuentra.

Reporteros sin Fronteras también muestra su preocupación por Mohammad Reza Pourshajari, un bloguero que lleva detenido desde el 12 de septiembre de 2010. Fue juzgado por un tribunal revolucionario en Karaj el 21 de diciembre de 2011 bajo la acusación de insultar al Profeta en los artículos publicados en su blog y en cartas enviadas a funcionarios del gobierno mientras se encontraba en prisión.

Su hija ha declarado que el juicio duró un cuarto de hora y se llevó a cabo sin la presencia de su abogado. La acusación de insultos al Profeta se ha definido de forma muy imprecisa, pero puede conlleva una posible sentencia de muerte y las autoridades la utilizan a menudo para silenciar a los críticos que tratan de desafiar al gobierno.

El pasado 10 de enero, Reporteros sin Fronteras envió una carta al Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones unidas, Navi Pillay, en la que le expresaba su preocupación por la situación en Irán y le pedía su intercesión urgente.

 

VER TAMBIÉN:

IRÁN | Confirmada la pena de muerte a los blogueros Saeed Malekpour y Vahid Asghari