IRÁN | RSF se manifiesta frente a la sede de Iran Air en París

11.07.2012 00:01

Untitled

 

Reporteros Sin Fronteras y varios activistas iraníes se manifestaron ayer, 10 de julio de 2012, frente la sede de Iran Air para protestar contra las detenciones y torturas que sufren periodistas e internautas en Irán. Una treintena de personas en total, entre miembros de RSF y simpatizantes, han denunciado la muerte en prisión de algunos de los detenidos y el riesgo que corren muchos de ellos. Cinco de los manifestantes han simulado ser periodistas golpeados o torturados entre consignas de "Irán: confinamientos en solitario, torturas y asesinatos" o "libertad para los presos de Irán".
 
 
Hoy se cumple el noveno aniversario de la muerte en la prisión de Evin de la fotógrafa canadiense-iraní Zahra Kazemi. "Muertes como la suya permanecen impunes en Irán y recuedan la necesidad de seguir denunciando los abusos de las autoridades iraníes para que no se vuelvan a producir casos como el de Kazemi y los presos no mueran a manos de sus torutradores", lamenta Reporteros Sin Fronteras. "Las condiciones a las que están sometidos muchos presos en las cárceles iraníes tienen serias repercusiones para su estado de salud, tanto físico como mental", afirma la organización, que pide a la comunidad internacional especial atención para los casos de Narges Mohammadi, Mohammad Sadegh Kabodvand, Bahman Ahamadi Amoee, Arash Honarvar Shojai y Mohammad Solimaninya.
 
 
 
Untitled
 
Delicado estado de salud de cinco periodistas e internautas
 
Mohammad Sadegh Kabodvand, editor retirado del diario Payam-e Mardom-e Kurdestan,  lleva más de 40 días en huelga de hambre para protester por la prohibición que le han impuesto las autoridades judiciales iraníes de visitar a su hijo enfermo, hospitalizado en Tehrán. Kabodvand está encarcelado desde julio de 2007 en la prison de Evin, donde cumple una sentencia de once años de cárcel por crear una organización de derechos humanos en la zona norte del kurdistán. Las autoridades carcelarias le han negado cuidados medicos.
 
 
Bahman Ahamadi Amoee, periodista detenido desde junio de 2009 en la prison de Evin, fue trasladado el pasado 12 de junio a la cárcel de Rajaishahr, en la ciudad de Karaj, después de haber participado en una ceremonia con otros internos en honor a Hoda Saber, periodista muerto en prisión, en junio de 2011. Rajaishahr es una de las peores prisiones iraníes, de la que han salido múltiples informaciones que hablan de casos de torturas, violaciones y asesinatos. Amoee ha sufrido el acoso constante de las autoridades judiciales iraníes desde su detención. En junio de 2011 fue recluido en confinamiento solitario y se le negó recibir visitas después de declarar en la corte revolucionaria de Tehrán. Su familia no ha sabido nada de él desde entonces.
 
Arash Honarvar Shojai, teólogo y bloguero, fue detenido, el 28 de octubre de 2010, en la capital iraní, y sentenciado a cuatro años de cárcel, una multa de 53 euros y 50 latigazos por blasfemia. Lleva en huelga de hambre desde principios de julio para protestar contra sus condiciones de encarcelamiento. Su familia está muy preocupada por las crisis nerviosas que sufre y las autoridades carcelarias se niegan a darle la medicación que necesita.
 
Mohammad Solimaninya, jefe de la red social u24, fue detenido y trasladado a la prisión de Evin, el 30 de junio. Ya había estado detenido a principios de año y fue puesto en libertad tras pagar una fianza de 4500 euros, el 22 de mayo. Su familia no sabe nada de él desde que fue detenido por segunda vez y las autoridades se niegan a dar noticias de su paradero.
 
Narges Mohammadi, periodista y portavoz del centro de Derechos Humanos Shirin Ebadi, fue detenida el 21 de abril, en Zanjan, y trasladada a la prison de Evin para cumplir una sentencia de seis años de cárcel, acusada de propaganda antigubernamental, colaboración con del centro de Derechos Humanos Shirin Ebadi y reunión y conspiración contra la republica islámica. La periodista ya había sido encarcelada con anterioridad. El 10 de junio de 2010, fue detenida en su domicilio. Después de obtener la libertad provisional en julio de 2010, tuvo que ser hospitalizada con parálisis muscular. A pesar de estar gravemente enferma y tener problemas del corazón, Mohammadi fue traslada, el 16 de mayo, de Tegrán a la prisión de Zanjan. El director de la cárcel, actuando bajo las ordenes del ministro de Inteligencia, rechazó su hospitalización. Según algunas informaciones habría terminado autorizando su traslado al hospital de Vali Asar, en Zanjan, el 9 de julio. La salud de la periodista se deteriora rápidamente y resulta vital que no regrese a la cárcel y sea puesta en libertad lo más pronto posible. 
 
 
 

Untitled

Nueve años después, la muerte de Kazemi sigue impune
 
Zahra Kazemi, fotógrafa de origen iraní, residente en Canadá, fue detenida en 2003 durante una visita a Irán, mientras fotografiaba a detenidos y sus familiares a las afueras de la cárcel de Evin. El 10 de julio fue agredida con tal violencia que murió de los golpes recibidos. El informe redactado por las autoridades diez días después no aclaraba las circunstancias de su muerte. La madre de Kazemi aceptó, bajo presión, enterrarla el 22 de julio de 2003. Desde entonces, su hijo, Stephan Hashemi, residente en Canadá, ha pedido la exhumación y repatriación del cadáver para que pueda ser sometido a una autopsia independiente.
 
Los abogados de la familia han pedido, sin éxito, la comparecencia ante un tribunal de Saeed Mortazavi, fiscal que ordenó su detención y estuvo presente cuando fue interrogda en la prison de Evin. Reporteros Sin Fronteras apoya la denuncia presentada por su hijo ante el tribunal de Quebec y pide apoyo a las autoridades canadienses y europeas para que el caso no permaneza impune.
 
 
Homenaje a otras víctimas del regimen iraní
 
Hoda Saber, antiguo editor de Iran-e-Farda, fue detenido en noviembre de 2010 y murió en prisión, de un ataque al corazón, el 12 de juno de 2011. Al día seiguiente, 64 presos políticos detenidos en la misma sección de la cárcel de Evin firmaron una declaración afirmando que las autoridades no habían hecho lo suficiente para trasladarle a tiempo a un hospital y que había sido maltratado en la enfermería de la cárcel. Diez días antes de morir, el periodista había iniciado una huelga de hambre para protestar por la trágica muerte de la periodista y activista de los derechos humanos Halen Sahabi, que murió por las agresiones sufridas durante el funeral de su padre, Ezatollah Sahabi, un opositor al regimen fallecido días antes por causas naturales. Según algunos testigos, su muerte fue resultado directo de las agresiones recibidas durante el funeral. Fue enterrada por la noche, sin los rituales propios de una mujer musulmana.
 
 
Alireza Eftekhari murió, el 15 de junio de 2009, de un ataque cerebral después de haber sido agredido. El cadaver del periodista solo fue entregado a su familia un mes después de los hechos y todavía se desconocen las circunstancias de su muerte. Su nombre se suma a la larga lista de periodistas asesinados en Irán.
 
Reporteros Sin Fronteras recuerda también las muertes, aún impunes, de Majid Charif,Mohamad Mokhtari, Mohamad Jafar Pouyandeh y Pirouz Davani, asesinados en 1998.
 
Ayfer Serçe murió en 2006. Todavía se desconocen las causas de la muerte de esta periodista turca que trabajaba para la agencia de noticias Firat y fue asesinada por soldados iraníes en Keleres, entre el 20 y el 23 de julio de 2006.
 
 
El bloguero Omidreza Mirsayafi murió en prisión, en 2009, también en circunstancias no aclaradas.
 

 

Untitled