IRÁN | RSF expresa su preocupación por los periodistas encarcelados

16.03.2016 21:05

 

El país, que celebra su año nuevo este 20 de marzo, tiene en prisión a 19 periodistas, cinco de ellos mujeres, y otros 19 periodistas ciudadanos

Los informadores encarcelados están sometidos a gran presión y la organización teme por la salud  de muchos de ellos

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) vuelve a expresar su preocupación por las condiciones de los periodistas detenidos en Irán, y especialmente, las de Afarine Chitsaz, del diario Iran, una joven detenida al mismo tiempo que otros tres periodistas el pasado 2 de noviembre.

 

La periodista pudo hacer una breve llamada telefónica después de su detención, pero las autoridades no han proporcionado información oficial.

 

Según la información recabada por RSF, ahora se encuentra detenida en régimen de aislamiento en la Sección 2A de la prisión de Evin. La Guardia Revolucionaria controla dicha sección y los reclusos están sometidos a una gran presión, a menudo con el objetivo de obtener confesiones y utilizarlas después en sus juicios.

 

Irán es la mayor cárcel del mundo para las periodistas. Además de Afarine Chitsaz  hay otras cuatro informadoras presas en la actualidad: Rihaneh Tabatabai, Roya Saberi Negad Nobakht, Narges Mohammadi y Atena Ferghdani  están cumpliendo penas de cárcel que van de uno a doce años, y el estado de salud de algunas de ellas es preocupante.

 

También preocupa la salud de Issa Saharkhiz, célebre periodista independiente al que un tribunal revolucionario de Teherán está juzgando junto con Ehssan Mazndarani y Saman Safarzai. Se les acusa de "actividades que amenazan la seguridad nacional" y "propaganda en contra del gobierno".

 

Saharkhiz, que durante su última condena de cárcel estuvo apadrinado por periodistas españoles en el marco de la campaña de apoyo a encarcelados de RSF España, lleva hospitalizado desde el 10 de marzo, tras haber hecho una huelga de hambre y de sufrir un ataque al corazón.

 

"En vísperas del Año Nuevo iraní, que se celebra el 20 de marzo, muchos periodistas y periodistas-ciudadanos están separados de sus familias", recuerda Reza Moini, responsable para Irán y Afganistán de Reporteros Sin Fronteras. "Las autoridades iraníes -incluyendo al presidente Hasan Rohaní, cuyo silencio facilita esta persecución - podrían mostrar clemencia en favor de estos detenidos, que han sido detenidos arbitrariamente y condenados de forma injusta injusta. Hacemos un llamamiento para su liberación inmediata e incondicional".

 

RSF ha sabido, además, que Saraj Mirdamadi, un periodista que ha trabajado para medios como Hayat-e-no (un diario cerrado en enero de 2003) y Zamaneh (una emisora ​​de radio con sede en los Países Bajos), fue puesto en libertad condicional el 13 de marzo. Fue liberado en virtud del artículo 58 del código penal islámico (modificado en 2013), por el que los detenidos que han cumplido una tercera parte de su condena pueden quedar libres por buena conducta. Detenido el 10 de mayo de 2014, fue condenado el 21 de julio de 2015 por los cargos de "reunión y conspiración contra la República Islámica" y "propaganda contra el gobierno".

 

Con un total de 36 periodistas y periodistas ciudadanos actualmente detenidos, Irán sigue siendo una de los cinco mayores cárceles del mundo para los trabajadores de los medios y ocupa el puesto 173, entre 180 países, en la Clasificación Mundial 2015 de la Libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.