IRÁN | RSF condena el cierre de Emrouz Shahrvand y exige poner fin a la represión de los medios

05.09.2011 20:48

A pesar de algunos gestos conciliadores, las autoridades iraníes siguen reprimiendo a periodistas y medios de comunicación. Hoy han cerrado el semanario Emrouz Shahrvand, hecho que RSF condena al mismo tiempo que pide el fin de la falta de libertades.

La Comisión Autorización y Vigilancia de la Prensa, órgano de  censura del Ministerio de Cultura y Orientación Islámica, ordenó, el 5 de septiembre, el cierre del semanario Shahrvand Emrouz por "insultar a los líderes del país". Según la Comisión, el periódico sólo tenía autorización para publicar artículos de contenido cultural y social.

Lanzado en marzo de 2007 por Mohamad Atrianfar, y previamente suspendido en noviembre de 2008, el Shahrvand Emrouz había reanudado su publicación en julio, con nuevo personal.

Por otro lado, hace dos semanas empezaron las manifestaciones en Urmia, Tabriz y otras ciudades de la provincia del noroeste de Azerbaiyán, por la negativa del Parlamento a examinar un proyecto de ley para la protección del lago Urmia, un lago clasificado como Reserva de la Biosfera por la UNESCO. La policía y los guardias revolucionarios han estado ejerciendo la violencia para dispersar las protestas, a pesar de que han sido pacíficas.

Además, alrededor de 100 personas han sido detenidas, incluidos internautas y periodistas. Rahim Gholami, que colabora con varios periódicos locales, fue detenido junto con un número de activistas en Ardabil, el 30 de agosto, por participar en una de las protestas. Gholami ha sido arrestado varias veces. Después de ser condenado a un año de prisión por un tribunal de Ardabil, acusado de propaganda contra el Gobierno, había sido liberado el pasado 15 de octubre de 2010.

Faranak Farid, escritor y traductor, que escribe para la página web de la Escuela Feminista, fue detenido el 3 de septiembre en Tabriz. No se ha dado ninguna razón oficial para su detención.

Reporteros Sin Fronteras celebra la liberación en las últimas semanas de decenas de presos políticos, incluyendo a dos blogueros, gracias a un indulto del Líder Supremo con motivo del final del Ramadán, pero pide a su vez la liberación incondicional de los 25 periodistas y 16 internautas que siguen detenidos en Irán, todavía una de las mayores cárceles del mundo para los medios de comunicación.

La mayoría de los presos puestos en libertad tras el perdón del Lider Supremo ya estaban llegando al final de sus condenas o estaban en libertad condicional bajo la ley iraní, como fue el caso de los internautas Mohammad Pour Abdullah, Aslani Amir y el periodista Kivan Farzin, liberados el 30 de agosto.

Abdullah, editor del blog Pishro, había sido detenido el 12 de enero de 2008.Un Tribunal Revolucionario de Teherán le condenó, el 14 de diciembre de 2009, a seis años de cárcel, acusado de propaganda contra el gobierno y actividades contra la seguridad nacional. Dos meses más tarde, otro tribunal de Teherán le redujo su sentencia a tres años. Los presos que hayan cumplido la mitad de su condena pueden ser puesto en libertad condicional, pero la solicitud de la libertad condicional de Abdullah había sido rechazada el 12 de enero de 2010.

A Aslani, estudiante y consejero delegado de una compañía de tecnología de la información,  le detuvieron varios hombres vestidos de civil fuera de su oficina, el 8 de agosto de 2008, y pasó más de 250 días en confinamiento en solitario en la prisión de Evin, de Teherán. Fue condenado a cuatro años de prisión por "envío de mensajes de correo electrónico."

Por su parte, Farzin, periodista del diario Farhangh e Ahangh, fue detenido el 5 de enero de 2010 y condenado por un Tribunal Revolucionario de Teherán a dos años de prisión por actividades contra la seguridad nacional.