IRÁN | Pese a los signos de apertura, 40 periodistas e internautas siguen en la cárcel

09.10.2013 17:21

 

Reporteros Sin Fronteras se felicita de la reciente liberación de varios presos de conciencia, entre ellos los periodistas Issa Saharkhiz y Masa Amrabadi, además otros signos de apertura política apreciables desde que el conservador moderado Hasán Rohaní asumiera la presidencia de Irán en agosto. Sin embargo, la organización sigue observando de cerca la situación en Irán y exigiendo la inmediata e incondicional puesta en libertad de los aproximadamente 40 periodistas e internautas que aún cumplen injustas condenas de cárcel.

 

Varios presos de conciencia han sido liberados -o sus condenas se han visto considerablemente reducidas- desde principios de septiembre. La mayoría de ellos fueron detenidos tras la discutida reelección de Mahmoud Ahmadinejad como presidente en junio de 2009 y algunos estaban cumpliendo sus últimos meses en la cárcel.

 

Reporteros Sin Fronteras expresa especial alivio al saber que Issa Saharkhiz, apadrinado en España, fue puesto en libertad el 3 de octubre. Editor de varios periódicos independientes, incluyendo la publicación mensual ahora cerrada Aftab (Sun), Saharkhiz fue detenido el 4 de julio de 2009 y condenado dos meses más tarde por un tribunal revolucionario de Teherán a cinco años de prisión por el delito de propaganda antigubernamental.

 

En agosto de 2011, Saharkhiz recibió una pena de cárcel de dos años adicionales por sus actividades periodísticas anteriores a su detención. Sufrió problemas cardíacos graves durante su detención en la cárcel Rajishahar y había pasado los últimos 20 meses en el Hospital Shariati de Teherán. Según la legislación iraní, que debería haber sido puesto en libertad en agosto.

 

Reporteros Sin Fronteras ha podido constatar que la periodista Masa Amrabadi fue oficialmente puesta en libertad el 18 de septiembre. Detenida el 14 de junio de 2009 y puesta en libertad bajo fianza de 150.000 euros el 22 de agosto de 2009, fue condenada a un año de prisión por un tribunal revolucionario de Teherán el 14 de octubre de 2010.

 

Condenada a dos años de prisión el 9 de mayo de 2012, llevaba en libertad condicional desde finales de junio. Su esposo, Masoud Bastani, un periodista que trabajaba para el diario Farhikhteghan, sigue en la prisión de Rajishahar.

 

Detenido el 4 de julio de 2009, fue juzgado junto con muchos otros periodistas en los juicios masivos de estilo estalinista que el gobierno comenzó a celebrar en Teherán en agosto de 2009. Recibió una condena de seis años de cárcel.

 

Por su parte, Mostafa Faghihi, editor favorable a Rouhaní del sitio web de noticias radicado en Teherán Entekhab, fue arrestado el 7 de octubre después de responder a una citación judicial.

 

La citación fue emitida en relación con una queja acerca de comentarios publicados en su sitio web, en referencia al acercamiento entre Irán y Estados Unidos. Fue puesto en libertad el 8 de octubre bajo fianza de 90.000 euros.