IRÁN | Muere en prisión el internauta Sattar Beheshti

08.11.2012 18:29

Reporteros Sin Fronteras manifiesta su consternación tras tener conocimiento de la muerte en prisión, hace dos días, del internauta Sattar Beheshti, seis días después de haber sido detenido en Teherán. Su familia ha tenido conocimiento de su trágica muerte por un mensaje enviado a su madre para que se pasase a recoger el cuerpo de su hijo. Beheshti, habría muerto torturado mientras le interrogaban.

"El gobierno de Teherán es un escandaloso caso del triunfo de la impunidad. Hasta le fecha no se ha llevado ante la justicia a ningún responsable de las muertes en prisión de periodistas e internautas", denuncia Reporteros Sin Fronteras.

RSF pide que se permita la entrada al país al Relator Especial de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Ahmed Shaheed, para que lleve a cabo una investigación independiente sobre lo sucedido, en este caso y en otros similares.

Beheshti, fue detenido en su casa, el 30 de octubre, por la FTA -la ciber-policía iraní- que le acusó de llevar a cabo "acciones contra la seguridad nacional en redes sociales y Facebook".  Le trasladaron a un lugar desconocido y los agentes de seguridad le confiscaron su ordenador. No era la primera vez, Beheshti ya había estado detenido en 2002. Según la información que maneja Reporteros Sin Fronteras, la familia ha recibido presiones para enterrar rápidamente su cuerpo y no informar a los medios de comunicación.

  • La periodista de nacionalidad canadiense e iraní, Zahra Kazemi, también murió en prisión, el 10 de julio de 2003, sometida a torturas después de haber sido detenida tras fotografiar a familiares de los presos de la cárcel de Evin.
  • El bloguero Imidreza Mirsayafi, detenido en febrero de 2009, murió un mes depués en extrañas circunstancias.
  • Hoda Saber, antiguo editor de Iran-e-Farda, encarcelado en agosto de 2010, murió un año depués de un ataque cardiaco. Según sus compañeros de la sección 350 de la cárcel de Evin, "las autoridades penitenciarias no hicieron lo suficiente para trasladarle a un hospital a tiempo y fue maltratado por el personal de la prisión". El periodista había empezado una huelga de hambre, el 2 de junio de 2011, para protestar contra la trágica muerte de la periodista Halen Sahabi, atacada por un oficial del ministerio de Inteligencia en el funeral de su padre.