IRÁN | La Asociación de Periodistas Iraníes víctima de un chantaje de Estado

26.06.2008 18:24

 La campaña de acoso que lleva a cabo el gobierno del presidente Mahmud Ahmadinejad contra la Asociación de Periodistas Iraníes adquirió un aspecto más inquietante el 24 de junio de 2008 cuando el Ministerio de Trabajo amenazó a la organización con disolverla.

“Se trata de un nuevo intento de las autoridades iraníes de reducir al silencio a los defensores de la libertad de expresión en Irán. Es primordial que los profesionales de los medios de comunicación puedan reunirse, sindicarse y hacer su trabajo libremente. Hacemos un llamamiento a las autoridades para que dejen que la Asociación siga con su misión”, ha declarado Reporteros sin Fronteras.

Mohammad Jahromi, Ministro de Trabajo, envió el 24 de junio de 2008 una carta a los responsables de la Asociación de Periodistas Iraníes, en la que declaraba que la organización es “ilegal”. Según él, podrían cerrar próximamente la Asociación. Las autoridades han pedido la disolución del comité ejecutivo, que ocupa el cargo desde 2006, por vicio de procedimiento en la modalidad de voto en las asambleas generales de la Asociación. Por otra parte, los responsables de la organización han recibido presiones para que metan en las instancias dirigentes a periodistas cercanos al poder.

El portavoz de la Asociación, Mashalah Shamassolvaezin, ha informado a Reporteros sin Fronteras de que “se han mandado varias cartas a las autoridades iraníes para intentar solucionar el problema y encontrar una forma legal de corregir los fallos de los estatutos”. “Pero todas han quedado sin respuesta”, ha añadido. Al mismo tiempo, la Asociación presentó un recurso, que fue denegado en abril de 2008, ante un tribunal administrativo, para intentar mantener en su puesto al actual comité ejecutivo, elegido en 2006.

La Asociación de Periodistas Iraníes se creó en 1997, al comienzo del mandato del presidente reformista Mohammad Jatami, y cuenta con 400 miembros. En agosto de 2006 intentaron hacerse con su control varios periodistas cercanos al gobierno. Desde hace dos años, esta asociación independiente, único organismo nacional de defensa de los periodistas, se encuentra en abierto conflicto con el gobierno de Mahmud Ahmadinejad.

Desde 2005 las autoridades iraníes se ensañan con la sociedad civil. Han prohibido una decena de asociaciones. En agosto de 2006, el Ministro del Interior intentó prohibir el Centro de Defensores de los Derechos Humanos, cofundado y dirigido por Shirin Ebadi, Premio Nobel de la Paz 2003, que entre otras cosas participa en la defensa de la libertad de expresión en el país.