IRAK | Periodista asesinado pese a llevar años denunciando ante las autoridades las amenazas que recibía

06.12.2013 16:35

Reporteros Sin Fronteras condena el asesinato de ayer, en Kalar, de Kawa Germyani, editor de la revista Rayal y corresponsal del periódico Awene. "Periodista profesional, Germyani cubría casos de corrupción y nepotismo en el Kurdistán iraquí. Era consciente del peligro que corría y había informado a las autoridades locales de las amenazas que recibía. Su muerte podría haberse evitado si se hubieran tomado las medidas necesarias para protegerle", lamenta RSF.

La organización manifiesta su preocupación por el peligroso clima en el que tienen que trabajar los periodistas, tanto en el kurdistán iraquí como en el resto del país.  La impunidad de la que gozan los agresores y asesinos de periodistas hace imperativo que las autoridades regionales y nacionales tomen medidas para que los profesionales de la información puedan seguir haciendo su trabajo seguros y sin poner en riesgo su vida. RSF pide también a las autoridades regionales y nacionales que sigan investigando estos asesinatos de periodistas y a los grupos que los cometen.

Según la información que maneja Reporteros Sin Fronteras, Kawa Germyani llevaba años recibiendo amenazas por su trabajo y sus investigaciones sobre la corrupción de las instituciones kurdas y había denunciado en varias ocasiones a los responsables de estas amenazas.

Varios periodistas kurdos y representantes de la sociedad civil celebraron un encuentro en Sulaymaniyah, dos días antes del asesinato de Germyani, para presionar a las autoridades a adoptar leyes que garanticen la libertad de prensa y pedir medidas eficaces para combatir la impunidad de los crímenes cometidos contra periodistas.

Germyani es el tercer periodista asesinado en el Kurdistán iraquí en los cinco últimos años. Saran Mama Hama, jefe de la oficina de Livin en Kirkuk, murió en julio de 2008. El cuerpo del periodista freelance Sardasht Osman, fue hallado en mosul, el 6 de mayo de 2010. Dos asesinatos que siguen impunes, sin que las autoridades hayan llevado a cabo investigaciones adecuadas para aclararlos.