IRAK | Carta de RSF a los jueces iraquíes sobre el deterioro de la libertad de información

18.02.2014 13:26

 

Reporteros Sin Fronteras y su organización asociada en Irak, el Observatorio de las Libertades Periodísticas, han dirigido una carta este 18 de febrero a los presidentes del Consejo Superior de la Judicatura, la Corte de Apelaciones de Bagdad y el Tribunal para Casos de Prensa y Publicaciones. En la misiva les expresan su preocupación por las amenazas a la libertad de información en Irak.

 

Además de la alarmante disminución de la seguridad en los últimos meses, los periodistas tienen que enfrentarse ahora a nuevos peligros: detenciones y juicios por motivos espurios.

 

Ésta es la carta:

 

Juez Midhat al-Mahmoud, Presidente del Consejo Superior de la Magistratura

Juez Mohsen Ali Al- Khazraji, Presidente de la Corte de Apelación de Bagdad

Juez Mahdi Aboud Hadi, Presidente del Tribunal de para casos de Prensa y Publicaciones

 

París / Bagdad, 15 de febrero 2014

Señorías,

 

Reporteros sin Fronteras (RSF), organización internacional defensora de la libertad de información, y el Observatorio de las Libertades Periodísticas (JFO), su entidad asociada en Irak, quisieran compartir con ustedes sus inquietudes acerca de las amenazas a la libertad de información en Irak.

 

Además de la alarmante disminución de la seguridad en los últimos meses, los periodistas están expuestos a nuevos obstáculos, como la detención y el enjuiciamiento por motivos espurios.

 

Una de nuestras principales preocupaciones es el uso de leyes heredadas del anterior régimen para castigar los delitos de prensa y de publicación. Al amparo de dichas leyes se dictó una orden de detención contra el periodista Sarmad Al-Ta'i, quien simplemente había difundido información y expresado opiniones. Su detención, la primera de este tipo desde la caída del régimen de Sadam Husein, ha establecido un precedente extremadamente peligroso para la libertad de información en Irak.

 

Les instamos, como miembros del Consejo Supremo de la Magistratura, a derogar algunas disposiciones legislativas aprobadas durante el régimen anterior y que siguen vigentes a pesar de su severidad. Nos referimos , en particular, a los artículos 82, 83, 84, 201, 202, 210, 211, 215, 225, 226, 227, 229, 403, 433 y 434 del Código Penal N º 111 de 1969, que penaliza de forma feroz los delitos de prensa y publicación. Estas disposiciones constituyen una verdadera amenaza a la libertad de expresión y la libertad de prensa en Irak.

 

Es responsabilidad de ustedes asegurar que las actuales y futuras leyes de Irak cumplan con sus obligaciones internacionales en materia de libertad de expresión e información, y en particular con el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que las autoridades iraquíes firmaron en 1969 y ratificaron en 1971.

 

Por otra parte, muchos cargos administrativos y políticos no han dudado en los últimos meses en abusar del sistema judicial para evitar que los periodistas y los medios de comunicación proporcionen noticias e información. Varios periodistas han sido objeto de un procedimiento judicial sólo por informar de la presunta corrupción y abusos de poder de ciertos dirigentes. RSF y JFO piden que se retiren todas estas acciones judiciales contra los trabajadores de los medios.

 

La degradación del clima de seguridad para los periodistas es otro motivo de preocupación. En su lucha por el derecho a informar, los periodistas iraquíes han pagado un precio muy alto desde el año 2003. Muchos han sido blanco de ataques sangrientos y siguen siendo un objetivo. Desde el inicio de la intervención militar emprendida por Estados Unidos en 2003, el JFO ha registrado 270 muertes de periodistas, 164 de ellos en relación con su trabajo, en actos violentos que han quedado en total impunidad. Al menos 11 periodistas han sido asesinados en los últimos cuatro meses.

 

Instamos a las autoridades competentes a que tomen las medidas adecuadas para garantizar la seguridad de los empleados de los medios y para que, de forma sistemática, emprendan investigaciones independientes e imparciales sobre los delitos violentos contra periodistas -sin manipulación gubernamental del sistema judicial-, para que los autores materiales e intelectuales de estos ataques sean llevados ante la justicia. La impunidad no tiene cabida en el Irak de hoy.

 

Le damos las gracias de antemano por la atención que prestan a esta carta.

 

Atentamente,

 

Ziad Al-Ajili

Presidente del Observatorio de las Libertades Periodísticas

 

Christophe Deloire

Secretario General de Reporteros Sin Fronteras