INTERNACIONAL | RSF publica su Balance Anual de Apoyo a Periodistas en Dificultad 2011

15.03.2012 00:00
Reporteros Sin Fronteras ha otorgado en 2011 un total de 163 ayudas económicas a medios de comunicación, periodistas y sus familiares por una cantidad que asciende a 175.000 euros. Los despachos de París y Berlín de la organización gestionan y coordinan el apoyo administrativo, material y financiero que se expone a continuación: 
 
Lugar de origen de los profesionales de los medios de comunicación que recibieron ayuda
 
Un 32% de la ayuda ha ido a parar a periodistas africanos. Los profesionales de los medios de comunicación originarios del Cuerno de África se ven obligados con frecuencia a vivir en el exilio. Reporteros Sin Fronteras ha ayudado económicamente a numerosos periodistas somalíes, eritreos, etíopes, sudaneses y ruandeses en el exilio. Durante el año 2011 la organización redactó más de 70 cartas para apoyar las peticiones de protección internacional o visados presentadas por periodistas africanos que habían huido de su país (de un total de 223 cartas de apoyo redactadas en 2011).
 
Destaca también el importante porcentaje de ayudas económicas destinadas a periodistas iraníes (22%), obligados igualmente a dejar su país desde la controvertida reelección de Mahmoud Ahmadinejad a la presidencia de la República Islámica de Irán, en junio de 2009. Aproximadamente 200 periodistas iraníes han huido del yugo del régimen de Teherán desde entonces. Tras las elecciones legislativas de marzo de 2012, decenas de profesionales de los medios de comunicación dejaron el país. Una tendencia que presagia un preocupante panorama de cara a las elecciones presidenciales de junio de 2013. El régimen podría continuar amordazando y alejando a las voces disidentes. Reporteros Sin Fronteras envió 84 cartas de apoyo a profesionales de los medios de comunicación iraníes dirigidas al Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Refugiados, a las autoridades del Estado o a los órganos encargados del estudio de las peticiones de asilo en Francia, Alemania y otros países europeos, así como en Estados Unidos y Canadá.
 

El gráfico a continuación representa la distribución de las ayudas según el lugar de origen de los beneficiarios:

 

Tipo de problemas a los que se enfrentan los periodistas
 
Además de permitir a los periodistas en el exilio cubrir sus primeras necesidades en el país de tránsito –la mayoría de las veces no tienen recursos ni ingresos a su llegada (39% de los casos)–, la ayuda económica otorgada por Reporteros Sin Fronteras también tiene el objetivo de ayudar a los gastos legales de los profesionales que son injustamente perseguidos por la justicia (el 11% de los casos). Este apoyo económico está destinado también a sus familias, para que puedan enfrentar la pérdida de ingresos ocasionada por su encarcelación, hospitalización o fallecimiento. Así, el 12% de la ayudas fueron a parar a manos de las familias de los periodistas; en el 7% de los casos cubrieron los gastos médicos de los periodistas que cayeron enfermos o fueron heridos mientras desempeñaban su actividad profesional.
 
El diagrama que aparece a continuación representa la distribución de la ayuda según el fin para el cual fue otorgada:

 

El 14% de los periodistas que recibieron un apoyo financiero de Reporteros Sin Fronteras en 2011 eran profesionales de medios de comunicación amenazados por su trabajo. La ayuda de la organización les permitió ponerse a salvo en su país o dejarlo con urgencia urgentemente para ir a otro vecino o un país europeo cuando la gravedad de las amenazas lo exigía. Entre estos periodistas beneficiarios se encuentran profesionales de medios de comunicación africanos, rusos, azeríes, colombianos, incluso salvadoreños. Reporteros Sin Fronteras apoyó las peticiones de asilo de varios de ellos.
 
Medios de comunicación y organizaciones independientes
 
CAsi una cuarta parte de la ayuda fue a parar a medios de comunicación u organizaciones de defensa de la libertad de información independientes. Así, RSF apoyó la campaña Free Burma VJ, lanzada en mayo de 201, por la Democratic Voice of Burma (DVB) para obtener la liberación de sus 17 profesionales encarcelados. La campaña finalizó a inicios del año 2012 con gran éxito, tras la puesta en libertad, el 13 de enero de 2012, de todos sus colaboradores gracias a una amnistía.
 
Durante el 2011, RSF también ofreció su ayuda a cuatro medios de comunicación independientes bielorrusos, que gracias al apoyo financiero de pudieron seguir desempeñando sus actividades pese a las presiones económicas de Minsk.
 
En noviembre y diciembre de 2011 RSF y su organización colaboradora, la Tribal Union of Journalists (TUJ), ubicada en Peshawar, organizaron una formación sobre seguridad y protocolos en caso de peligro, en la que participaron 90 periodistas de zonas tribales.
 
El siguiente gráfico ilustra la distribución de las ayudas según el tipo de beneficiario:

P.D. Distribución de cartas de apoyo enviadas por Reporteros Sin Fronteras según el lugar de origen de los profesionales de los medios de comunicación y de las autoridades a las que fueron enviadas:

 

Parte de esta acción pudo llevarse a cabo gracias al Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos (IEDDH) de la Unión Europea, con cuyo apoyo cuenta Reporteros Sin Fronteras.
 
La organización también goza del apoyo de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) para llevar a cabo estas acciones en los 30 países de la Zona de Solidaridad Prioritaria (ZSP).