INTERNACIONAL | RSF pide a Twitter que no colabore con la censura

27.01.2012 14:46

 

Reporteros Sin Fronteras ha escrito al Presidente Director General de Twitter, Jack Dorsey, para manifestarle su profunda preocupación por la medida anunciada ayer de suprimir algunos contenidos de su red social, y pedirle que reconsidere esta decisión.
 
 
Jack Dorsey 
PDG
Twitter, Inc.
795 Folsom St., Suite 600
San Francisco, CA 94107
USA
 
Estimado señor Dorsey,
Reporteros Sin Fronteras, organización internacional para la defensa de la libertad de información, quiere mostrar su profunda inquietud tras el anuncio, el 26 de enero, de la nueva política de Twitter que permitirá censurar ciertos twitts según los criterios variables de cada país.
 
RSF solicita que se revise esta decisión, nociva para la libertad de expresión, a contra corriente de los movimientos de censura de la primavera árabe, en los cuales twitter ha servido de campo de resonancia.
 
Entrando por la vía de la censura, Twitter privará a los internautas de países con gobiernos represivos de una herramienta crucial de información y movilización.
 
Reporteros Sin Fronteras manifiesta su profunda preocupación por esta decisión, que no es otra cosa que una censura local en colaboración con las autoridades y sus legislaciones, que muy a menudo entran en contradicción con los estándares internacionales de la libertad de expresión. El argumento de Twitter, que da a entender que habrá diferentes interpretaciones según los países, es inaceptable. Este principio fundamental está inscrito en la Delcaración Universal de los Derechos Humanos.
 
RSF le pide a Twitter transparencia en lo referente a esta censura. Publicar las solicitudes de retirada de contenidos en el sitio Chilling Effects no es suficiente como para superar el perjuicio sufrido por la retirada de la información. En las condiciones de utilización de Twitter se afirma que cualquier solicitud "razonablemente válida y calibrada", emitida por una "entidad autorizada", será revisada y puede resultar en la eliminación de ciertos contenidos, previa notificación a los autores. Estas definiciones son demasiado vagas y dejan la puerta abierta al abuso. ¿Va a actuar Twitter a instancias de una orden judicial? O, como en China, ¿servirá una simple llamada de un representante oficial, o la comisaría local, para justificar la retirada de contenidos? ¿Aplicarán una censura o a posteriori, tras las solicitudes de las autoridades, o impondrán una censura a priori sobre temas o palabras clave definidas de antemano por los censores?
 
Twitter también ha anunciado que, en algunos países, algunas cuentas de usuarios podrían ser totalmente bloqueadas. ¿Va a cerrar Twitter las cuentas de los disidentes sirios si las autoridades del país de lo piden? ¿Esto significa que la cuenta de Twitter de Reporteros Sin Fronteras podría quedar inaccesible en los países donde la organización denuncia regularmente las prácticas represivas y las violaciones de la libertad de información? 
 
Su nueva política ¿acabará con las revoluciones árabes y las manifestaciones que se convocan, vía Twitter,  Bahrein? ¿Los vietnamitas no podrán usar su red social para denunciar las consecuencias perjudiciales de la minería de bauxita en el medio ambiente? ¿Va a bloquear Twitter los mensajes relacionados con las demandas de la minoría kurda en Turquía? ¿Los usuarios rusos de Internet se verán obligados a moderar sus críticas a los poderes públicos? La lista de temas y discusiones que podrían desaparecer, localmente, en la red es muy larga. El hecho de que estos mensajes estén disponibles para el resto del mundo, y que los usuarios de los países en cuestión puedan utilizar herramientas para eludir la censura, no disminuye el daño sufrido, la censura y la retirada de contenidos. 
 
¿Su decisión está motivada por el deseo de entrar a cualquier precio en el mercado chino? Ustedes visitaron recientemente China y expresaron su esperanza de que algún día Twitter pudiera operar en el país. Conocen, probablemente, las plataformas de microblogging, como Sina Weibo, que se ven obligadas a cooperar con las autoridades para imponer una censura permanente. Es lamentable que las autoridades chinas bloqueen Twitter y Facebook, pero, ¿cuál sería el valor añadido de esta red social si operase purgando contenidos considerados prohibidos? ¿Se imaginan una versión aséptica de Twitter en china, limpia de toda referencia al Nobel de la Paz, Liu Xiaobo?
 
Esta decisión va en contra del movimiento,ya existente, de rechazo a iniciativas varias de censura en Internet, como las del gobierno chino con Google y GoDaddy. Mientras, las compañías fabrican cada vez más herramientas para vigilar Internet que utilizan después los regímenes autoritarios para reprimir a sus disidentes. 
 
RSF apoyó la iniciativa Speak2Tweet, puesta en marcha, en Egipto, en febrero de 2011, para permitir a los disidentes que continuasen en Twitter sus actividades censuradas en otros foros. Hoy en día estamos muy decepcionados por este cambio. Les pedimos, por tanto, que reconsideren las consecuencias de esta nueva política para la libertad de expresión, y que cambien de estrategia para desarrollar su negocio. Los beneficios comerciales en el mercado chino, por ejemplo, no deben ser los únicos criterios a tener en cuenta. Está en juego imagen de marca de Twitter entre sus usuarios.
 
Gracias por su atención. En espera de una respuesta favorable, por favor acepte un respetuoso saludo.
 
Olivier Basille, director de Reporteros Sin Fronteras
Paris,  27 de enero de 2012