INTERNACIONAL | Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015

12.02.2015 08:26

 

Reporteros Sin Fronteras publica este 12 de febrero su Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015, un ranking que califica 180 países del mundo y sitúa en cabeza a quienes gozan de mejor salud informativa. Finlandia, Noruega y Dinamarca ocupan este año los primeros puestos, mientras que Turkmenistán, Corea del Norte o Eritrea repiten un año más como colistas.

 

España gana dos posiciones respecto de 2015 y se sitúa en el puesto 33, lo que no significa que haya mejorado en libertad de información, sino que este ascenso viene dado por un deterioro general del grado de respeto por la libertad de información en todo el mundo.

 

Elaborada a partir de un extenso cuestionario distribuido entre expertos y observadores de cada país, la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015 es el principal referente mundial  en materia de libertad de información. Para evaluar a cada país, el equipo tiene en cuenta, entre otros aspectos, la adopción de nuevas leyes restrictivas, la pluralidad e independencia de los medios, la transparencia, la autocensura o las agresiones contra periodistas y medios de comunicación.

 

La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015 se publica por primera vez en una web propia,  http://index.rsf.org/#!/ , en la que, además de la lista de países y el mapa mundial de la libertad de prensa, se adjuntan una serie de análisis de los factores que Reporteros Sin Fronteras ha observado como determinantes en la erosión generalizada de la libertad de prensa.

 

La libertad de información, atacada en todos los continentes

 

La Clasificación Mundial de Reporteros Sin Fronteras (RSF) muestra un deterioro global de la libertad de información en 2014. Afectada por los conflictos, la creciente amenaza de grupos no estatales, las agresiones cometidas durante las manifestaciones o la crisis económica y financiera, la libertad de la prensa retrocede en los cinco continentes. La organización explica esta preocupante regresión a través de seis análisis temáticos.

 

Los indicadores registrados por Reporteros sin Fronteras son evidentes: dos tercios de los 180 países que figuran en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015 presentan peores resultados  que en 2014. El índice anual que mide la intensidad de los ataques a la libertad de información en el mundo culmina este año con 3.719 puntos, es decir, un aumento del 8% respecto a 2013 y de cerca del 10% con relación a 2012.Un retroceso que afecta a todos los continentes.

 

 

2013

2014

2015

 

Unión Europea y los Balcanes

17,5

17,6

18,6

+5.6%

América

30

30,3

30,8

+1.6%

África

34,3

35,6

35,9

+0.8%

Asia y el Pacífico

42,2

42,2

42,6

+0.9%

Europa del Este y Asia Central

45,3

45,5

46,1

+1.3%

África del Norte y Oriente Medio

48,5

48,7

49,2

+1%

Índice anual

3395

3456

3719

 

 

 

A pesar de que la zona de la Unión Europea (UE) y los Balcanes sigue siendo, con mucho, la primera en la clasificación, con una nota de 18,6, se observa una fuerte degradación entre la edición 2014 y la de 2015. Esta preocupante tendencia refleja un doble fenómeno: por un lado, las desviaciones de ciertos países miembros de la UE y, por otro, la incapacidad de los mecanismos europeos para encauzarlas.

 

En lo que respecta a la zona de África del Norte y Oriente Medio, la región peor clasificada en materia de respeto a la libertad de información, este año volvió a darse la aparición de “agujeros negros” de la información: regiones enteras de las que se han apoderado grupos no estatales y en los que la información independiente, simplemente, no existe. Ejemplos son las áreas controladas por el Estado Islámico en Siria (en el puesto 177, sin cambios respecto a 2014) e Irak, que baja tres posiciones y se coloca en la posición 156.

 

PRINCIPALES CAÍDAS Y ASCENSOS EN LA CLASIFICACIÓN 2015

 

La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015 señala un debilitamiento global de la libertad de información en el mundo. Una tendencia que se refleja en las principales evoluciones observadas entre las ediciones 2014 y 2015: los ascensos son raros y las caídas numerosas.

 

En Europa Occidental, numerosos países descienden en la clasificación. Andorra (32°), la mayor caída, ha pagado el precio por la falta de independencia de sus medios de comunicación de los intereses financieros, políticos y religiosos. Desciende 27 lugares como resultado de los muchos conflictos de intereses, la gran dificultad que tienen los periodistas para cubrir las actividades de los bancos andorranos, o la carencia de mecanismos de protección legal de la libertad de información.

 

Italia (73°) pierde 24 posiciones al término de un año difícil para los periodistas, que vieron multiplicarse las amenazas, en particular las de la mafia, así como los procesos abusivos por difamación. Islandia (21°, -13) paga el precio del endurecimiento de las relaciones entre el sector político y los medios de comunicación. Una caída que suena como una advertencia para una "democracia modelo".

 

En América del Sur, Venezuela (137°) pierde más de 20 posiciones. La Guardia Nacional Bolivariana dispara a periodistas en las manifestaciones aunque se identifiquen claramente como tales. En Ecuador (108°, -13), la prometedora Ley Orgánica de Comunicación (LOC) mostró rápidamente sus limitaciones. La rectificación forzada de información se ha convertido en un modo de censura institucionalizada.

 

En el África subsahariana, Congo (107°) pierde 25 puestos en un año difícil para los medios de comunicación independientes. El gobierno intensificó su caza de periodistas críticos, usando a veces métodos muy violentos.  

 

Los periodistas que trabajan en Libia (154°, -17) afrontan una situación caótica, tres años después de la caída de Muamar el Gadafi. Desde entonces, Reporteros Sin Fronteras ha registrado siete asesinatos y 37 secuestros de periodistas. Más de cuarenta profesionales de la información optaron por huir de su país en 2014.

 

Sudán del Sur (125°, -6), hundido en una guerra civil, también descendió varios puestos debido a la polarización radical y al control permanente que se ejerce sobre los medios de comunicación. La libertad de prensa se encuentra suspendida "debido al conflicto”.

 

Más al este, Rusia (152°, -4) consigue la proeza de caer aún más. El Kremlin cierra más que nunca el cerco en torno a los periodistas críticos y se encarga seriamente de la censura 2.0. Se encadenan los cierres webs informativas y los despidos, y las autoridades “se apoderan” de los medios de comunicación independientes.

 

En el Cáucaso, Azerbaiyán (162°, -2), la prisión más grande del continente europeo para quienes se dedican a la información, registra un balance desastroso: sufre la mayor caída, en resultado global, de los países ubicados en los últimos 25 lugares de la clasificación. Las últimas voces críticas de la sociedad civil del país han padecido una ola de represión sin precedentes desde el verano de 2014.

 

En Asia, Timor Oriental (103°) baja 26 puestos. La creación de un consejo de prensa y la adopción de un código de ética en octubre 2013 han sido una decepción. En 2014, el gobierno propuso una nueva y dura ley de medios que ha llevado a la autocensura generalizada.

 

En el continente americano, Estados Unidos (49°, -3) continúa su descenso. El año 2014 estuvo marcado por la presión que ejercieron las autoridades sobre James Risen, periodista de The New York Times, para que revelara sus fuentes. Aunque el gobierno de Obama dio marcha atrás en este caso, continúa su guerra contra la información en otros casos, como el de WikiLeaks.

 

Los ascensos

 

Los progresos en la clasificación son escasos. Mongolia (54°) escala 34 posiciones, el mayor salto de la tabla. Hubo infracciones en 2014, pero comenzaron a notarse los beneficios de la legislación sobre el acceso a la información. Sigue habiendo problemas, incluido el ámbito legislativo, pero la mejoría es notable.

 

Tonga (44°), que celebró sus primeras elecciones democráticas en 2010, fortaleció su posición gracias a una prensa independiente que ha establecido su función como contrapeso del gobierno. La nación polinesia ascendido 19 envidiables posiciones.

 

La larga crisis política de Madagascar (64°) llegó a su fin con la elección de Hery Rajaonarimampianina como presidente en enero de 2014 y la salida del ministro de Información. Esta transición democrática alivió la polarización anterior y empujó al país 17 puestos arriba. Sin embargo, sigue habiendo tabúes, como los monopolios financieros en manos de las principales figuras políticas.

 

En Europa, Georgia (69°, +15) continuó el ascenso que inició en la edición 2014 de la clasificación. El país aún goza de los beneficios de la transición política que siguió a las elecciones de 2012 y 2013.

 

Costa de Marfil (+15), en el puesto 86, continúa saliendo de una crisis política y social que lo había sumergido en una guerra civil en 2010. Sin embargo, la situación sigue presentando contrastes en un país donde se espera una liberalización del sector audiovisual en 2015.

 

Nepal (105°) escaló 15 posiciones gracias a la disminución de actos violentos cometidos por las fuerzas del orden contra los periodistas, en particular durante las manifestaciones.

 

Túnez (126°) sube siete puestos. Un alza relativa, ya que en resultados globales el país se encuentra estancado. No obstante, la estabilización de la situación política en 2014 benefició a las actividades informativas. En cambio, el número de agresiones a periodistas aún es demasiado elevado.

 

Motivo de relativa satisfacción es el ascenso de Brasil (99°, + 12), que supera la simbólica 100ª posición, gracias a un año menos violento: en 2014 fueron asesinados dos periodistas, frente a los cinco que perdieron la vida el año anterior.

 

También en el continente americano, México (148°) sube trabajosamente cuatro puestos. RSF registró tres casos de periodistas asesinados en México en 2014, en los que el crimen estuvo relacionado directamente con su profesión; en 2013 se registraron dos.

 

LAS RAZONES DE UNA PREOCUPANTE REGRESIÓN

 

La sección de “Temas” de a web especial de la Clasificación se detiene a analizar los diversos factores que, a partir de la elaboración de la Clasificación Mundial, Reporteros Sin Fronteras señala como determinantes para el deterioro experimentado por la libertad de prensa en todo el mundo.

 

La información, una temible arma de guerra. Oriente Próximo, Ucrania, Siria o Irak… 2014 estuvo marcado por numerosos conflictos. Todos los contendientes, sin excepción, se enzarzaron en una temible guerra de información. Propaganda o apagón, los medios de comunicación, convertidos en un objetivo estratégico, fueron tomados como blancos, atacados, e incluso silenciados.

 

Los grupos no estatales, déspotas de la información. De Boko Haram al grupo Estado Islámico, pasando por los narcotraficantes latinoamericanos o la mafia italiana, sus motivaciones varían, pero el modus operandi es el mismo: hacer callar, con miedo o represalias, a periodistas y blogueros que se atreven a investigarlos o que se niegan a ser sus portavoces.

 

Crecientes dificultades para cubrir las manifestaciones. ¿Es el periodista el enemigo común de los manifestantes y de las fuerzas del orden en ciertas concentraciones masivas? Reporteros Sin Fronteras lo volvió a constatar en 2014, por un recrudecimiento de la violencia contra los reporteros y los internautas que cubrían las manifestaciones.

 

La erosión del modelo europeo. El mayor retroceso entre las ediciones 2014 y 2015 de la Clasificación Mundial lo registró la Unión Europea, que muestra los límites de su “modelo democrático” y la incapacidad de sus mecanismos para revertir esta erosión. La UE parece superada por la intención de ciertos Estados miembros de no respetar la libertad de información.

 

La seguridad nacional, un pretexto engañoso. En nombre de la seguridad nacional, las democracias contravienen a  menudo sus propios valores. Frente a la amenaza, real o engañosa, los gobiernos crean, a un ritmo sostenido, todo un arsenal legislativo para amordazar a las voces independientes.

 

Dictaduras que profundizan en el control de la información. Lideradas por caricaturas vivientes que harían reír si no ejercieran un control absoluto sobre la información. En 2014, cerraron aún más el cerco sobre la prensa: 15 países de los países que se encuentran entre las últimas 20 posiciones de la Clasificación 2015 empeoraron respecto al ranking de 2014.

 

Además de los “Temas”, en el apartado “Análisis” de la web http://index.rsf.org/ Reporteros sin Fronteras (RSF) examina la relación que existe entre los grandes indicadores mundiales - exportación de petróleo crudo, riqueza per cápita o estabilidad económica- y la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015.  

      

  

DEFIENDE CON NOSOTROS LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN  
(+Hazte AMIGO de RSF 
(+) Hazte SOCIO de RSF  
(+Haz una DONACIÓN 

 ÚLTIMOS INFORMES   

SUMARIO DE ATAQUES: 

          NUEVO ÁLBUM          

JAZZ. 100 Fotos por la Libertad de Prensa

       ÁLBUMES DE FOTOS   

         RSF | 100 Fotos de AI WEIWEI por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de PAOLO PELLEGRIN por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de SAM SHAW por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de STEVE McCURRY por la Libertad de Prensa   RSF | 100 Fotos de MARTIN PARR por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de IZIS por la Libertad de Prensa    RSF | Ellas cambian LA INDIA, 100 Fotos por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de RENÉ BURRI por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de DAVID BURNETT por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de PIERRE & ALEXANDRA BOULAT por la Libertad de Prensa    RSF | 101 Fotos de MAGNUM por la Libertad de Prensa