GUINEA ECUATORIAL | ¿Fútbol y diversión para olvidar las violaciones a la libertad de información?

14.11.2014 19:45

Guinea Ecuatorial ha sido elegida sede de la Copa de África de Fútbol, evento que se celebrará del 17 de enero al 8 de febrero de 2015. Pese a ello, su Presidente, Teodoro Obiang Nguema Basogo, sigue constando en la lista de "Depredadores de la Libertad de Prensa" elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras. 

 

"Teodoro Obiang Nguema Basogo continúa apareciendo en eventos internacionales sin cuestionamiento alguno sobre la situación de la libertad de información en su país. Durante la Copa de África, los estadios de fútbol, los jugadores, el público y el clima de euforia ocultarán la pobreza, la corrupción y las políticas que acaban con la liberad de información, inexistente en Guinea Ecuatorial", afirma Reporteros Sin Fronteras.

 
No es la primera vez que Teodoro Obiang Nguema Basogo , presidente desde hace 35 años, consigue hacerse pasar por un líder respetable. En junio, albergó la cumbre de la Unión Africana que hizo oídos sordos a las protestas de los defensores de derechos humanos, medios de comunicación y asociaciones de libertad de prensa, incluida Reporteros Sin Fronteras. 
 
"La situación económica de Guinea Ecuatorial se presenta favorable en la mayoría de artículos y publicaciones internacionales. Sin embargo, aunque tiene activos valiosos, como el petróleo, Guinea Ecuatorial también tiene un triste récord en materia de represión de libertades fundamentales", afirma Cléa Kahn-Sriber, responsable de la oficina de África de Reporteros Sin Fronteras. 
 
"Urgimos a la los aficionados al fútbol que acuden a un evento como este, supuestamente creado para unir a las naciones y promover valores, que no olviden que tras la fachada, Guinea Ecuatorial es una dictadura que oprime a sus ciudadanos", añade Kahn-Sriber. 
 
En el país rige un auténtico monopolio de los medios de la información. Pese a que la Constitución proclama libertad de prensa, la ley de prensa de 1992 permite al gobierno controlar y censurar las informaciones. Los medios independientes son casi inexistentes. La única cadena privada -además de a estatal RTVGE- es la que pertenece al hijo mayor del Presidente, Teodoro Nguema Obiang Mangue, que además es vicepresidente de Defensa y Seguridad.
 
Los medios impresos no atraviesan una situación mejor. Los pocos privados que existen, como La Opinión, El Sol, El Time y La Nación tienen problemas financieros y se distribuyen sólo esporádicamente. La mayoría de las publicaciones privadas pertenecen además a propietarios afines al Gobierno que practican la autocensura. 
 
La radio parece el único medio independiente de información. Según el Departamento de Estado de Estados Unidos, al país llegan las emisiones de cadenas como la BBC y Radio France Internationale. La élite de la población también puede recibir información vía satélite o a través de Internet, pero las elecciones de Mayo de 2013 mostraron cómo no hay nada garantizado tras el bloqueo de webs de la oposición y plataformas como Facebook. 
 
Recientemente, en una entrevista en televisión, el ministro de Educación y Ciencia, Lucas Nguema Esono, afirmó que toda web crítica con el Gobierno sería considerada de "naturaleza terrorista". Una afirmación que contrasta con las declaraciones del Presidente hace unos meses ofreciendo diálogo e invitando a los exiliados a volver al país. 
 
Ninguna agencia internacional tiene una sede en Guinea Ecuatorial y los pocos periodistas extranjeros que tienen permitido entrar están bajo una estrecha vigilancia. El editor del Finacial Times, Javier Blas, y el reportero del mismo medio, Peter Chapman, fueron detenidos en enero mientras hacían un reportaje. Estuvieron varias horas en el ministerio de Seguridad Nacional, del que salieron para ser escoltados hasta el aeropuerto donde les enviaron de regreso a su país sin dejarles volver a Guinea Ecuatorial para recoger sus pertenencias. 
 
Guinea Ecuatorial ocupa el puesto 168 de los 180 países que conforman la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.