EUROPA | El Parlamento Europeo insta a Pakistán a a revisar sus leyes sobre la blasfemia

21.05.2010 22:10

 

Reporteros sin Fronteras pide que la Eurocámara adopte resoluciones similares en territorio comunitario y recuerda que países como Irlanda, Dinamarca, Portugal o Polonia aún castigan la blasfema con prisión y multas.  

 

En una resolución adoptada ayer en Estrasburgo, el Parlamento Europeo instó a Pakistán a llevar a cabo una "revisión en profundidad" de sus leyes sobre la blasfemia que abren la vía "a todos los abusos". Se condena también la "contradicción" entre el compromiso del gobierno paquistaní con la libertad religiosa y su rol de liderazgo en la organización de la Conferencia Islámica que busca la condena por parte de Naciones Unidas de la "difamación de la religión".

"Saludamos esta iniciativa del Parlamento Europeo y la legitimidad de sus demandas a Pakistán" dice Reporteros Sin Fronteras. "Pero llamamos la atención al Parlamento Europeo sobre la necesidad de revisar la legislación europea en esta materia al mismo tiempo. No es muy coherente pedir que otro país revise sus leyes contra la blasfemia mientras se sigue aceptando la existencia de una ley en Irlanda que criminaliza la blasfemia y la pune con multas de hasta 25.000 euros."

"Ya hemos pedido al Consejo Europeo, el pasado 4 de enero, que entre en contacto con las autoridades irlandesas sobre este tema, desafortunadamente con poco éxito. Otros países europeos (incluidos Portugal, Dinamarca y Polonia) todavía tienen leyes similares que contemplan sentencias de cárcel y largas multas. Aún siendo aplicadas raramente, su existencia constituye una restricción a la libertad de expresión que es incompatible con los estándares democráticos europeos. Es imperativo que los diputados tomen posición con la misma firmeza para que estas legislaciones sean definitivamente retiradas del derecho europeo. Las resoluciones del Parlamento en esta materia tendrían entonces mucho más peso" ha concluido Reporteros Sin Fronteras.

Reporteros Sin Fronteras añade: "Al tiempo que el dibujante sueco Lars Vilks no puede dar una conferencia de las posibilidades de reírse de la religión sin correr riesgo de violencia física y que cócteles molotov ataquen su casa, pensamos que es importante que el Parlamento Europeo recuerde a los estados miembros que si el artículo 10 de la Carta Fundamental de Derechos Humanos garantiza la libertad de culto, el artículo 11 garantiza la posibilidad de criticar a la religión y, por extensión, la blasfemia".