ESTADOS UNIDOS | La Casa Blanca impide que se publiquen fotos de torturas

14.05.2009 10:00

 

Reporteros sin Fronteras califica como “un revés para la libertad de prensa" el cambio de parecer del Gobierno estadounidense, que ahora se opone a que se publiquen imágenes de torturas practicadas por el ejército con prisioneros.

 

Reporteros sin Fronteras quiere manifestar la profunda decepción que le ha producido la decisión, adoptada el 13 de mayo de 2009 por el presidente Barack Obama, de oponerse a la sentencia judicial que autorizaba la publicación de fotos de los malos tratos infligidos a los presos, detenidos por el ejército norteamericano en Afganistán e Irak.

"Después de haberse comprometido a no negarse a la decisión del tribunal, y el acento puesto por el propio presidente Obama, cuando se produjo su entrada en funciones, en la apertura y la trasparencia, este cambio de parecer es una decepción", ha declarado Reporteros sin Fronteras.

"El viraje ha sido total. Las recientes declaraciones del presidente Obama contradicen sus manifestaciones del pasado 21 de enero. En el memorando sobre la libertad de información, Barack Obama aseguró que las ‘especulaciones’ y los ‘temores abstractos’ no podían justificar que la clasificación de documentos como confidenciales", ha continuado la organización de defensa de la libertad de prensa.

"No es el gobierno, sino la justicia, quien tiene que decidir si una información es, o no es, digna de interés para el público. Este cambio de parecer es un revés para la libertad de prensa y el equilibrio de los poderes, que es uno de los pilares de la democracia. Llamamos al Presidente a respetar la decisión de la corte y su propio compromiso en favor de la trasparencia y la responsabilidad", ha concluído Reporteros sin Fronteras.

Una corte de apelación federal, al que recurrió la Unión Americana para las Libertades Cívicas (ACLU), ha llegado en efecto a la conclusión de que no existen pruebas suficientes de que la publicación de esas fotos pueda poner en peligro a las fuerzas norteamericanas, y a sus aliados. Ha ordenado que las imágenes se hagan públicas, a lo más tarde el 28 de mayo de 2009.

En abril, la administración Obama declaró a un magistrado que no se opondría a la conminación de publicar dichas fotografías, tras el procedimiento judicial iniciado por la ACLU. Sin embargo, el 13 de mayo el presidente Obama se desdijo de su promesa. Justificó la decisión tomada explicando que la publicación no iba a contribuir en nada a que la población comprendiera mejor algunas de las cuestiones suscitadas por las intervenciones militares norteamericanas en Afganistán e Irak.