VATICANO | RSF celebra la absolución de los periodistas juzgados por el caso VatiLeaks 2

07.07.2016 23:00

Reporteros Sin Fronteras celebra la decisión del tribunal Vaticano de hoy de absolver a los periodistas italianos Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi, juzgados por haber publicado informaciones confidenciales sobre las finanzas de la Iglesia Católica.

 

Reporteros Sin Fronteras quiere no obstante subrayar que, bajo el derecho a la libertad de expresión, nunca debieron haber sido juzgados.

 

“Esta decisión es una gran victoria de la libertad de información”, ha afirmado Guzzi a RSF tras el veredicto. “Gracias a todos aquellos que habéis luchado constantemente con nosotros, los periodistas como yo deben tener el derecho a seguir trabajando”, ha añadido.

 

“Escribiendo los libros Mercenarios en el tempo y Avaricia, sobre las irregularidades en las cuentas vaticanas pese a los intentos de reforma del Papa Francisco, Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi solamente estaban ejerciendo su derecho a la libertad de información en pro del interés general”, afirma Pauline Adès-Mével, responsable de la oficina de Europa y Balcanes de Reporteros Sin Fronteras. “Nunca debieron haber sido tratados como criminales, especialmente en un cuidad-estado que se supone respeta la libertad de prensa”, añade Adès-Mével.

 

Los dos periodistas han sido juzgados bajo la Ley Vaticana, en julio de 2013, tras la publicación de la primera información confidencial sobre el Papa Bendeicto, en 2012.

 

La Ley dice expresamente que: “cualquiera que obtenga o revele información o documentos cuya publicación está prohibida puede ser castigado con una sentencia de seis meses a dos años de cárcel o una multa de 1000 a 5000 euros”.

 

En el denominado caso "VatiLeaks2” cuyo juicio ha terminado hoy, el tribunal impuso duras sentencias a dos personas que transmitieron la información a los periodistas. Ambos eran miembros de la comisión encargada de examinar las finanzas vaticanas.

 

El clérigo español Lucio Angel Vallejo Balda, que dirigía la comisión ha sido sentenciado a un año y medio de cárcel; y Francesca Chaouqui, italiana asesora en relaciones públicas, ha recibido la sentencia -que ha quedado suspendida- de diez meses de cárcel.