ERITREA| El caso de Dawitt Isaac presentado ante la Comisión africana de los derechos del hombre y de los pueblos

18.02.2013 18:43

La organización Reporteros Sin Fronteras se siente satisfecha de que la Comisión africana de los derechos del hombre y de los pueblos, estudie el informe del escritor y periodista sueco-eritreo, Dawit Isaac, encarcelado en Eritrea. El debate sobre su situación se llevará a cabo esta semana ya que la Comisión celebra una sesión extraordinaria en Banjul, la capital de Gambia.
"El hecho de que la Comisión considere nuestra petición es que la encontró fundada. Esto es un primer paso muy importante en un proceso que, esperamos, conduzca a la  decisión de condenar a Eritrea. Si ese fuera el caso, la Comisión, que es el  principal órgano que puede juzgar los derechos humanos en África pediría la liberación de Dawit Isaac", dijo el abogado sueco Jesús Alcalá.
Alcalá  que estará en Bajul para asistir a dicha reunión, presentó una orden de Habeas Corpus, en junio de 2011 junto a los abogados Me Percy Bratt y Me Prisca Orsonneau. No hay que olvidar que Dawitt Isaac nunca ha sido inculpado, juzgado ni condenado.
El Habeas Corpus hace que todo detenido tenga derecho a ser asistido por un abogado para su defensa, además de obligar al juzgado a  decidir si la detención es legal o no.
El Gobierno de Eritrea reconoce que el Habeas Corpus se aplica en Eritrea y que sus Tribunales son independientes, pero es la Corte Suprema la que se niega a abordar este caso.
La Comisión africana de los derechos del hombre y de los pueblos fue creada por la Unión Africana con la finalidad de proteger y promover los derechos del hombre y para interpretar  la carta africana dedicada a este tema. Los once comisarios juzgarán si Eritrea respeta los derechos y pueden pedir explicaciones al Gobierno de ese país  si consideran que la detención de Dawitt Isaac viola todas las leyes.
Dawitt  no ha sido ni inculpado, ni condenado. Nunca ha podido recibir la visita ni de su familia, ni de un abogado, ni de los diplomáticos suecos o de la Cruz Roja Internacional. Si la ley eritrea se hubiese respetado, tendría que haber sido inculpado durante el primer mes de detención.
La vida de Dawitt corre peligro. Muchos de sus compañeros murieron en prisión. Un informe publicado por RSF en agosto de 2012 confirmaba la muerte de tres periodistas que fueron arrestados en la misma época que él.

"Con la presentación del caso de Dawit Isaac ante la Junta, la presión sobre el régimen de Eritrea crea un importante precedente”  declaró  Lotta Schüllerqvist, Presidente de la sección Sueca de Reporteros Sin Fronteras.