GUINEA ECUATORIAL|El Ministro de Información, Agustín Nzé Nfumu, responde a Reporteros Sin Fronteras

10.01.2013 18:02

Tras la información facilitada por Reporteros Sin Fronteras el pasado 4 de enero, en torno a la muerte del  del defensor de la libertad de prensa Manuel Nsé Nsongo (http://es.rsf.org/guinea-ecuatorial-misteriosa-muerte-de-un-defensor-04-01-2013,43865.html), el Ministro de Información, Prensa y Radio de Guinea Ecuatorial, Agustín Nzé Nfumu, envió una carta a la organización en defensa de la libertad de información en su país.
 República de Guinea Ecuatorial
Ministerio de Información, Prensa y Radio
 
El Ministro
 
Malabo, 7 de Enero de 2013
 
Reporteros Sin Fronteras
Estimados Sres.:
 
Me ha sorprendido muy negativamente el leer su reciente declaración de preocupación por la muerte de Manuel Nze Nsogo, mi buen amigo de muchos años y el padrino de uno de mis hijos. La inesperada muerte de Manuel fue un golpe doloroso para sus muchos amigos en Guinea Ecuatorial, incluyendo a muchas personas en el Gobierno que habían colaborado y trabajado con él durante largos años.
 Pero la insinuación de Periodistas Sin Fronteras de que Manuel pudo haber sido envenenado por el gobierno es infundada e injusta, y los hechos que ustedes citan para apoyar su insinuación están completamente equivocados.
 En concreto, no mantuve un "almuerzo de trabajo" con Manuel. Tuve una reunión oficial con el en mi despacho, en presencia de dos representantes de UNESCO y mi Director de Gabinete. Dos días más tarde, en un acto público en el Centro Cultural de Guinea Ecuatorial, abrimos juntos un seminario de información para el Grupo de Periodistas en la lucha contra el VIH /SIDA.
 El Sr. Nze Nsogo cayó enfermo unos diez días después de estos hechos, sin que nos hubiéramos vuelto a encontrar.
 Es de elogiar la defensa por su organización de una prensa libre, y estoy comprometido con el desarrollo de una prensa más profesional en Guinea Ecuatorial. Pero creo que una organización como Reporteros sin Fronteras, que se ha consolidado como un defensor de la profesión periodística, debería dar ejemplo de seriedad, integridad y ponderación. Me siento profunda y personalmente ofendido, ofensa que comparto con mi gobierno, por haber sido acusado indirectamente, a través de una insinuación de carácter temerario y sin fundamento, de la muerte de mi amigo.
 Por otra parte, la profesión de periodismo mantiene su posición como una fuente de información mediante la adhesión a estándares muy altos de seriedad y limpieza de criterios, pero la especulación, la insinuación y el cinismo del tipo que figura en su declaración sólo pueden reforzar el escepticismo y la desconfianza que existen en algunos sectores sobre la prensa. Después de todo, si una organización corno la suya es capaz de recurrir a tamaño y absurdo sensacionalismo, ¿que se puede esperar de los periodistas con mucho menos experiencia, preparación y profesionalismo?
 Atentamente,
Agustín Nze Nfumu