EGIPTO | RSF pide al Presidente electo Al-Sisi la libertad de los periodistas detenidos y el cumplimiento de la Constitución

05.06.2014 21:42

Reporteros Sin Fronteras ha escrito a Abdel Fattah Al-Sisi, que tomará posesión de la Presidencia de Egipto el fin de semana próximo, para pedirle que garantice la libertad de prensa y de información en su país, así como para que ponga en libertad a todos los informadores actualmente detenidos. 

 
París, 5 de junio de 2014
 
Estimado Presidente electo, Sisi
 
Como Presidente electo de Egipto, será usted el máximo responsable de garantizar el cumplimiento de la Constitución egipcia en los próximos cuatro años y, por consiguiente, será su deber garantizar los derechos fundamentales de todos los ciudadanos egipcios y de los extranjeros residentes en su país.
 
A Reporteros Sin Fronteras, una organización internacional de defensa de la libertad de información, le gustaría por todo lo anterior trasladarle su preocupación ante el estado actual de la libertad de información en Egipto, tres años después de la salida de Hosni Mubarak. 
 
La nueva Constitución, aprobada en referéndum en enero, fue un primer paso en la dirección correcta, pues garantiza la libertad de prensa, de asamblea y de manifestación, entre otros muchos derechos y libertades. Puede ayudar a Egipto en su camino a la democracia siempre y cuando los artículos que recogen las libertades fundamentales -espacialmente el 70 y el 71- sean estrictamente aplicados.
 
Con todo, pese a estas garantías legales, los periodistas viven una realidad muy diferente. Seis han sido asesinados por causas relacionadas con el ejercicio de su profesión en total impunidad desde la salida del Presidente Morsi, derrocado por los militares que instalaron un gobierno de transición, en julio de 2013, liderado por usted. Según el Comité de Protección de Periodistas, Egipto fue en 2013 uno de los tres países más mortíferos del mundo para los profesionales de la información.
 
Al mismo tiempo, los periodistas afiliados a los prohibidos Hermanos Musulmanes, o simplemente aparentemente afines a ellos, llevan tiempo siendo blanco de numerosos ataques. Esta caza de brujas contra los Hermanos Musulmanes ha afectado, no sólo a los periodistas egipcios, sino a los turcos, palestinos y sirios. Las autoridades usan cargos falsos para mentenerles privados de libertad y más de 60 informadores han sido detenidos. Numerosos medios de comunicación han sido censurados, algunos incluso cerrados, y en la actualidad, 17 periodistas, incluidos cuatro de Al Jazeera, están arbitrariamente detenidos en Egipto.