EGIPTO | Largas penas de cárcel para los periodistas de Al-Jazeera en un juicio político y orquestado

23.06.2014 19:41

 

En una señal del carácter cada vez más totalitario del régimen egipcio, un tribunal de El Cairo ha decretatado este 23 de junio penas de cárcel de entre siete y diez años a los periodistas de Al-Jazeera Peter Greste, Mohamed Adel Fahmy y Baher Mohamed, que llevan detenidos más de 160 días .

 

"No contentos con criminalizar a toda la oposición política, las autoridades egipcias asumen una política de amordaza a los medios de comunicación que tratan de ofrecer una visión de la realidad diferente de la del gobierno", ha dicho el secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire. "Destacamos que este tipo de detenciones y condenas arbitrarias violan las disposiciones de la nueva Constitución, y en especial del artículo 71."

 

Mohamed Adel Fahmy, jefe de la oficina de El Cairo de Al-Jazeera, que tiene la doble nacionalidad canadiense y egipcia, y al periodista australiano Peter Greste, se les han impuesto condenas de siete años por el cargo de "difundir noticias falsas" con el objetivo de apoyar el movimiento islamista y dañar la imagen de Egipto.

 

Baher Mohamed, que es egipcio, recibió la misma sentencia, más una pena adicional de tres años de cárcel por cargos adicionales, dándole una condena combinada de diez años de prisión.

 

De los otros seis acusados ​​detenidos, cuatro fueron condenados a siete años de prisión y dos fueron absueltos. Otros once acusados ​​que fueron juzgados en ausencia, incluyendo dos periodistas británicos y un periodista holandés, recibieron penas de prisión de diez años.

 

Los 16 acusados ​​egipcios fueron acusados ​​de pertenencia a  "organización terrorista" (los Hermanos Musulmanes) y de tratar de dañar la imagen de Egipto. Los cuatro periodistas extranjeros fueron acusados ​​de tratar de apoyar a los Hermanos Musulmanes con informaciones falsas.

 

Antecedentes

 

Los periodistas siguen siendo objeto de detenciones arbitrarias en Egipto, aunque la nueva Constitución garantiza la libertad de expresión y de opinión (artículo 65), la libertad de prensa (art. 70) y la independencia de los medios (artículo 72).

 

El gobierno establecido después de la retirada del presidente Mohammed Morsi en julio de 2013 ha perseguido sistemáticamente a los medios de comunicación, considerados como simpatizantes de los Hermanos Musulmanes. Al-Jazeera ha sido uno de los objetivos principales de esta caza de brujas contra los Hermanos Musulmanes: las autoridades les han cerrado las oficinas y han arrestado a sus periodistas de forma arbitraria.

 

La campaña se intensificó después de la decisión del gobierno, el 25 de diciembre, de agregar los Hermanos Musulmanes a su lista de organizaciones terroristas. Ahora está prohibido que los periodistas posean o difundir declaraciones o grabaciones de los Hermanos Musulmanes.

 

La extrema polarización de los medios de comunicación de Egipto (entre los que apoyan y los que se oponen a Morsi) refuerza la polarización de la sociedad egipcia en su conjunto. Como se ha visto de nuevo durante la reciente campaña electoral, muchos medios de comunicación apoyan abiertamente al gobierno actual y, como consecuencia, no ejercen su función de vigilancia.

 

Un total de seis periodistas han sido asesinados por balas desde el 3 de julio de 2013. La mayoría fueron asesinados mientras cubrían manifestaciones en favor de Morsi. Según el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), más de 65 periodistas fueron detenidos durante períodos variables de tiempo entre el 3 de julio y el 30 de abril.

 

En una reciente carta abierta, Reporteros Sin Fronteras pidió al nuevo gobernante de Egipto, el presidente Abdel Fattah Al-Sisi, que actuase como garante de la libertad de los medios de comunicación e información, y que liberase a todos los periodistas detenidos.

 

Egipto ocupa el puesto 159, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2014 de Reporteros Sin Fronteras.