EGIPTO | El fotógrafo Mahmoud Abu Zied ‘Shawkan’ lleva 14 meses detenido sin cargos

08.10.2014 21:23

 

Fue detenido mientras cubría la masacre de Rabaa, ha sido maltratado y su salud es deplorable

 

Reporteros Sin Fronteras condena la detención arbitraria del reportero gráfico freelance  Mahmoud Abu Zied. Lleva 14 meses encarcelado, sin juicio y sin que se hayan presentado cargos contra él. Su detención se prorrogó por otros 45 días el 2 de octubre.

 

Conocido por el seudónimo de "Shawkan",  Zied, de 27 años de edad, fue detenido en la calle Al-Tayaran de El Cairo el 14 de agosto de 2013. Estaba trabajando para las agencias Demotix y Corbix, cubriendo el uso de la fuerza por parte de las autoridades para desalojar a los partidarios del presidente Mohamed Morsi de la plaza de Rabaa Al-Awadiya.

 

Después de pasar por varios centros de detención, ahora se encuentra en la mayor cárcel de El Cairo, Tora, donde su salud se ha deteriorado considerablemente. Según Amnistía Internacional, ha sido gravemente maltratado desde su detención.

 

"Detener a periodistas y mantenerlos en prisión preventiva sobre la base de acusaciones sin fundamento es indicativo de la represión orquestada contra la información independiente en Egipto ", señala la subdirectora de programas de RSF, Virginie Dangles.

 

"La situación de los periodistas en Egipto es muy preocupante. Reporteros Sin Fronteras pide a las autoridades egipcias que dejen libre de inmediato y sin condiciones a Zied, e insta a la comunidad internacional a seguir su caso con el fin de conseguir su liberación cuanto antes".

 

En una carta desde la prisión, un emocionalmente agotado Zied comparó su posición en la prisión de Tora a "un agujero negro, donde todas las cosas son iguales, y todo es negro."

 

Su hermano ha creado una página de Facebook para pedir el apoyo de la comunidad internacional.

 

Había tres periodistas - Ahmed Abdel Gawad , Mosab Al-Shami y Mick Dean - entre las víctimas mortales que se produjeron cuando los soldados y la policía recurrieron a la fuerza para desalojar a los manifestantes de la plaza Rabaa Al-Awadiya. Se calcula que murieron entre 700 y 1.000 personas.

 

A pesar de que es uno de los episodios más sangrientos de la reciente historia de Egipto, no se ha abierto investigación durante los últimos 14 meses y nadie ha sido detenido para responder por esta masacre.

 

Demanda contra un presentador satírico de televisión

 

El presentador satírico estrella de la cadena CBC, Bassem Youssef, ha sido demandado otra vez. Un grupo de abogados presentó una querella después de que Khaled Abu Bakr, un presentador de la cadena privada progubernamental Orbit, publicase un mensaje en Twitter afirmando que Youssef Abdel Fattah insultó al presidente Sisi en público.

 

Entre otras peticiones, los demandantes han solicitado que Youssef sea despojado de su ciudadanía. Se ha abierto una investigación y a Youssef se le ha prohibido salir del país.

 

Youssef respondió en Twitter, burlándose de la manera en que la gente le calumnia, en un intento de congraciarse con la administración Sisi. El anterior gobierno ya le había encausado por presuntos insultos al presidente Morsi, y se emitió una orden de detención en marzo de 2013. Morsi finalmente retiró su querella al mes siguiente "por respeto a la libertad de expresión y la libertad de prensa".

 

El programa satírico de Youssef fue censurado muchas veces antes de ser retirado de las ondas en junio, como resultado de las repetidas presiones del gobierno.