EGIPTO | El Consejo Supremo amenaza con aplicar a la prensa la ley de emergencia

12.09.2011 16:46

Reporteros Sin Fronteras manifiesta su preocupación ante la amenaza proferida anoche por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de utilizar la ley de emergencia contra los periodistas "que amenacen la paz social". El anuncio ha tenido lugar después de una redada en la filial egipcia de Al-Jazeera, Al-Jazeera Mubasher Egypt, como parte de una operación ya anunciada de revisar las licencias de 16 estaciones de televisión por satélite.

El Secretario General de Reporteros Sin Fronteras, Jean-François Julliard, ha manifestado su temor por "una operación de seguridad en Egipto que utilice todas las disposiciones de la ley de emergencia para imponer el orden y amordazar a la prensa". La organización insta al Consejo Supremo a revocar las decisiones adoptadas en los últimos días y asegurar que la libertad de prensa sea una realidad seis meses después de la caída de Hosni Mubarak.

El Ministerio de Cultura, ayudado por el personal y los miembros de seguridad de los organismos públicos de radiodifusión, allanaron la sede de Al-Jazeera Mubasher Egypt, en el Cairo. Después de examinar los documentos oficiales  de la estación, se apoderaron de sus equipos de transmisión móvil y arrestaron a un técnico, Ahmed Al-Banna.

Los funcionarios justificaron su incursión en la cadena alegando que la estación carece de la licencia necesaria para estos cuatro últimos meses. El 20 de marzo, Al-Jazeera Mubasher Egypt presentó supuestamente una solicitud de prórroga de la licencia sin aportar todos los documentos requeridos.

Según la agencia estatal de noticias MENA, se puede seguir accediendo a los contenidos de Al-Jazeera Mubasher Egypt desde Nilesat, como sucede con Al-Jazeera, aunque se haya cortado la señal de transmisión local. MENA también afirmó que los residentes locales habían presentado denuncias que acusaban a la estación de "sembrar la discordia" y "auspiciar manifestaciones".

Al-Jazeera Mubasher Egypt sigue transmitiendo en la misma frecuencia satélite, pero ahora desde la sede en Qatar de Al-Jazeera, en lugar de hacerlo desde los estudios del barrio cairota de Al-Agouza.

La operación para verificar la licencia de Al-Jazeera Mubasher Egypt se inició 48 horas después de que la estación cubriera el ataque contra la embajada israelí en El Cairo. Las escenas de caos mostradas por la estación han acarreado críticas a la gestión del gobierno, sobre todo, a la pasividad de las fuerzas de seguridad. Muchos periodistas fueron atacados por la multitud durante el ataque.


El ministro de Información de Mubarak, Anas el-Fekki, ya había cerrado la oficina de Al-Jazeera en El Cairo y rescindido los permisos a todos sus empleados, el 30 de enero de 2011, tras la sublevación contra el régimen. Al día siguiente, cinco periodistas que trabajan para la versión en inglés de Al-Jazeera (egipcios y extranjeros) fueron detenidos durante una hora y media. Al-Jazeera, que había estado cubriendo la revolución en vivo,  pidió directamente a los blogueros egipcios que le enviaran información, fotos y videos todo el material que pudieran captar con sus teléfonos móviles.

La operación de ayer se produce apenas cuatro días después de la decisión adoptada por el ministro de Información del Consejo Supremo de congelar temporalmente la concesión de licencias de televisión por satélite  (sin especificar cuánto tiempo durará la congelación), de acusar a las estaciones de televisión de "indisciplina" y de pedir a la autoridad competente que "tome las medidas legales oportunas contra las estaciones de televisión por satélite que pongan en peligro la estabilidad y la seguridad".

Por otor lado, el juez Mustafa Hassan Abdullah ordenó expulsó ayer a los medios de comunicación y al público en general que asistía al juicio contra ex altos cargos que habrían ordenado a hombres en camello atacar a los manifestantes durante la revolución, el pasado mes de febrero. Cuatro días antes, otro juez, Ahmed Refaat, prohibió a los periodistas que cubriesen la última audiencia del juicio de Mubarak.