EGIPTO | Cientos de periodistas rechazan el apoyo incondicional de los editores de 17 medios de comunicación al régimen de Al Sisi

07.11.2014 21:54

Más de 500 periodistas usaron las redes sociales el fin de semana del 1 y 2 de noviembre para manifestar su oposición a un comunicado firmado por los editores de 17 medios públicos y privados en apoyo a las políticas antiterroristas del gobierno que utilizan las amenazas contra seguridad nacional para perseguir a periodistas de Al-Jazeera y otros medios independientes.

El comunicado de los editores fue publicado en la web del periódico Al-Wafd, el 26 de octubre, dos días después de que 30 soldados fueran asesinados por un ataque en el norte del Sinaí, el más mortal desde el derrocamiento del Presidente Morsi en julio de 2013.
 
Los editores pedían una nueva política editorial destinada a combatir la "infiltración en la prensa de elementos que apoyan el terrorismo" y, de hecho, pedían a los medios de comunicación un apoyo al régimen y la prohibición de cualquier crítica a las instituciones, incluida la policía, las fuerzas armadas y el sistema judicial.
 
"La nueva política editorial adoptada por algunos medios no representa a la comunidad de periodistas egipcios y amenaza directamente las libertades fundamentales en el país, incluida la libertad de información y la independencia de los medios", afirma Lucie Morillon, responsable de Reporteros Sin Fronteras.
 
"El Gobierno cada vez está más implicado en la política de amordazar a la prensa y perseguir sistemáticamente a los medios independientes con el pretexto de combatir el terrorismo", recuerda Morillon.
 
Esta decisión de 17 editores de dar al presiente Al Sisi su apoyo incondicional ha sido ampliamente criticada por sus propios medios y por otros ajenos, que han condenado su sometimiento al control estatal. Conforme ha empeorado la situación, el régimen explota la amenaza del terrorismo para rechazar toda crítica a sus violaciones de los derechos humanos. Los profesionales de la información están de manera creciente entre las víctimas de sus políticas autoritarias.