ECUADOR | Exigen a un humorista gráfico que 'rectifique' una viñeta

04.02.2014 14:54

 

  • Reporteros Sin Fronteras cree que la sanción al caricaturista y a su diario muestra la cara peligrosa de la Ley de Comunicación aprobada el pasado junio

 

El caricaturista Xavier Bonilla (Bonil) ha recibido un plazo de 72 horas –a contar desde el 3 de febrero- para “rectificar” una de sus viñetas. Tanto él como su diario, El Universo (Ecuador), están acusados de “difamación”.  

 

Dicha exigencia procede de la Superintendencia de Información y Comunicación ecuatoriana –instituida por la Ley Orgánica de Comunicación aprobada el 14 junio de 2013– y también obliga a El Universo a pagar una multa del 2% de su facturación de los últimos tres meses. Si el diario acepta pagar la sanción, el caricaturista prevé protestar por la decisión.

 

La caricatura de Bonil, publicada en El Universo el 28 de diciembre de 2013, denunciaba un allanamiento abusivo realizado por las fuerzas del orden en el domicilio de Fernando Villavicencio, periodista y asesor de un diputado de la oposición. El toque humorístico no ha hecho reír al presidente de la República, Rafael Correa.

 

“¿Cómo se puede rectificar una caricatura, que por naturaleza es exagerada? ¿Es que de ahora en adelante Xavier Bonilla se verá obligado a hacer autocrítica por cada una de sus obras que desagrade a las autoridades? Esta decisión es absurda y peligrosa”, lamenta Lucie Morillon, Directora de Investigación de Reporteros Sin Fronteras.

 

“Durante las reuniones con el Superintendente de Información y Comunicación, Carlos Ochoa, y el Secretario de Comunicación, Fernando Alvarado, en noviembre pasado en Quito, advertimos sobre el aspecto liberticida de la Ley Orgánica de Comunicación, que intenta imponer un control de los contenidos públicos o difundidos”, añade Morillon.

 

“Esta decisión constituye sin duda el peor punto de partida en la aplicación de una ley que, como por otra parte habíamos subrayado, posee intenciones loables en lo que se refiere a la regulación de frecuencias audiovisuales. Además del problema que plantea la conminación como tal, aparece de entrada el cuestionamiento de la Superintendencia de Información y Comunicación como ‘jurisdicción especial’, que va contra los principios constitucionales”, agregó la organización, que pide se retiren los cargos presentados contra Bonil en nombre de la libertad de expresión.