CUBA | 14 años de cárcel para el periodista Jose Antonio Torres

16.11.2012 19:43
  • Nuevas detenciones e intimidaciones a periodistas y blogueros.

 

Reporteros Sin Fronteras rechaza el aumento de los últimos meses de la represión a periodistas, que contradice las intenciones expresadas por el gobierno cubano, en 2008, en los dos pactos internacionales sobre Derechos Humanos, firmados con la Organización de Naciones Unidas* y que aun están por ratificarse : "Se desvanecen las esperanzas suscitadas por la puesta en libertad, en 2010, de los prisioneros de la Primavera Negra. La comunidad internacional debe denunciar este endurecimiento de la situación. En particular, los países de América Latina, con quienes Cuba busca integrarse, que deben priorizar el respeto a los derechos humanos y a la libertad de información para sus relaciones ", pide RSF.

José Antonio Torres, corresponsal en Santiago de Cuba para el diario oficial Granma, fue condenado, en julio, a 14 años de cárcel por "espionaje" y se le retiró su título universitario de periodista. En 2011, había sido detenido tras publicar una serie de informaciones sobre la mala gestión de la construcción del acueducto de Santiago de Cuba, y la instalación del cable de fibra óptica entre Venezuela y Cuba. Reporteros Sin Fronteras ha tenido conocimiento de que el periodista ha recurrido su sentencia, pero teme que este recurso le suponga una pena aún más grave.

Calixto Ramón Martínez Arias, periodista independiente y corresponsal del centro de información Hablemos Press, lleva seis días en huelga de hambre para protestar por las condiciones de encarcelamiento a las que está sometido en la prisión de Valle Grande, donde fue trasladado el 10 de noviembre. Lleva encarcelado desde el 16 de septiembre de este año y se enfrenta a tres años de cárcel por "desacato", tras informar de la existencia de una epidemia de cólera y dengue antes que las autoridades cubanas.
“Calixto Ramón Martínez Arias lleva encarcelado demasiado tiempo. Reporteros Sin Fronteras hace un llamamiento a las autoridades cubanas para que pongan en libertad al periodista, que no ha hecho más que ejercer su profesión", afirma la organización.

Estos últimos hechos ocurren en medio de una preocupante ola de represión que acecha a la isla los últimos meses. Los periodistas del centro de información Hablemos Press son objeto de constantes amenazas y detenciones arbitrarias. Roberto de Jesús Guerra Pérez, periodista y director de Hablemos Press, y Jaime Leygonier, también periodista de este mismo centro de información, fueron amenazados e interrogados durante varias horas, el 1 y el 8 de noviembre, respectivamente. Enyor Díaz Allen, corresponsal para Hablemos Press en Guantánamo, estuvo 77 horas privado de libertad desde su detención, la mañana del 6 de noviembre. Le confiscaron todo su equipo de trabajoo (un ordenador, dos cámaras de fotos y un teléfono móvil).

El 7 de noviembre, 11 disidentes se presentaron en una comisaría de policía para pedir información sobre la situación de la abogada Yaremis Flores, detenida por "delitos contra el Estado" y otros detenidos. Entre ellos estaba el bloguero y activista Antonio Rodiles, que se encuentra hoy en día en prisión preventiva, acusado de "resistencia", y se enfrenta a una posible condena de tres meses a un año de cárcel.

Tras esa primera oleada de detenciones, un segundo grupo de personas acudió a la misma comisaría para preguntar sobre el paradero de los disidentes. Una vez más, 16 personas fueron detenidas por "desorden público e indisciplina social", y fueron acusadas de hacer parte de una "deliberada puesta en escena de las autoridades estadounidenses". Entre los nuevos detenidos se encontraba la bloguera Yoani Sánchez.

Es la segunda detención de Yoani Sánchez en los últimos dos meses. El pasado 4 de octubre fue detenida, junto a su esposo, el periodista independiente Reynaldo Escobar, en Bayamo. Estuvo detenida durante 30 horas, cuando se dirigía a cubrir el juicio del activista político español Ángel Carromero, involucrado en el accidente de tráfico del 22 de julio, en el que murió el opositor cubano, Oswaldo Paya. Tras su puesta en libertad al día siguiente, la bloguera declaró en Twitter: "Durante detencion me negue a comer y a tomar cualquier liquido. 1er vaso de agua que me tome al llegar a casa como fuego en el esofago". Posteriormente denunció los malos tratos que sufrió, que le causaron, entre otros, un diente roto.


El 12 de noviembre de 2012, la CIDH (Corte Interamericana de Derechos Humanos) otorgó medidas cautelares a Yoani Sánchez y a su familia para garantizarles su seguridad y su integridad física, a raíz de una denuncia presentada por la bloguera contra el gobierno cubano por la vulneración sistemática de sus derechos y la negación de su libertad de circulación. Desde 2007 ha visto denegado su visado hasta 20 veces. El 8 de noviembre, el mismo día de la segunda detención de Yoani Sánchez, la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) la había nombrado vicepresidenta regional por Cuba de su Comisión de Libertad de Prensa e Información, responsable de la supervisión de la libertad de prensa en la isla.

*Cuba firmó en 2008 el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto relativo a los derechos económicos, sociales y culturales.