COSTA DE MARFIL | Detenidos brevemente dos periodistas de la web Koaci

26.05.2016 16:41
Reporteros Sin Fronteras condena la detención arbitraria del editor de la web Koaci, Laurent Despas, y uno de sus reporteros Donatien Kautcha. Ambos fueron puestos en libertad el 25 de mayo, pero podrían enfrentarse a un proceso judicial para el que RSF urge a las autoridades a emplear la ley de prensa del país en lugar del código penal.
 
Deseas y Kautcha fueron detenidos la tarde del 24 de mayo en la comisaría de Agban, en el centro de Abiyán, donde pasaron la noche sin tener acceso a un abogado. Pese a ser puestos en libertad al día siguiente, Despas ha sido acusado ante la fiscalía de “difundir información falsa” bajo el artículo 173 de código penal marfileño.
 
Según la información disponibles, sus detenciones se produjeron por la difusión de un artículo sobre la existencia de prisioneros políticos en Costa de Marfil. La información se basaba en una entrevista con el hijo del Presidente Laurent Gbagbo, Michel Gbagbo, interrogado también ayer por la agencia de Inteligencia del país. 
 
“Estamos consternados por estos procedimientos contra profesionales de los medios de comunicación que solamente han difundido una entrevista y además han presentado diferentes puntos de vista sobre el tema”, afirma RSF. “Pedimos a las autoridades que respeten el trabajo de los periodistas y apliquen la ley de prensa para analizar su trabajo en lugar del código penal”, añade la organización.
 
Cabe recordar que, bajo el artículo 173 del código penal en Costa de Marfil, se castiga la “publicación, difusión, divulgación o reproducción de informaciones o documentos falsos fabricados o maliciosamente atribuidos a otras personas”. Las penas por este delito ascienden a tres posibles años de cárcel y multas. Sin embrago, la ley de prensa no contempla pena de cárcel para sentencias por este tipo de ofensas. 
 
Costa de Marfil ocupa el puesto 86 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.