CONVOCATORIA | Presentación del Informe Anual 2012 de la Libertad de Información

04.02.2013 13:48

PRESENTACIÓN

INFORME ANUAL 2012 DE LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN



El peor año para los periodistas desde 1995

Aumentan los informadores asesinados y encarcelados y surgen nuevas amenazas para la libertad de prensa

Noventa periodistas y 48 internautas asesinados, casi 300 encarcelados, cientos de detenciones, exilios, docenas de ataques y asaltos a informadores y medios de comunicación, y nuevas amenazas y censuras para la libertad de información en el mundo, son los datos recogidos en el Informe de la Libertad de prensa 2012, de Reporteros Sin Fronteras, en más de un centenar de países. Un balance siniestro en el que ha resultado ser el peor de los últimos 17 años, desde que, en 1995, se  inició la recogida de esta información.

Siria y Somalia, con 19 y 18 periodistas asesinados, encabezan un macabro record para el ejercicio de la profesión.  Turquía, por su parte, se convirtió en la mayor cárcel del mundo para periodistas, con 72 encarcelados y decenas de juicios en curso.  Vietnam vivió una fuerte escalada de represión a blogueros e internautas, con largas y durísimas penas de cárcel, en algunos casos tan sólo por comentarios publicados en redes sociales. Y por último, la decena de informadores asesinados en Brasil, de los que al menos la mitad tienen probada relación con el ejercicio de la profesión periodística, pusieron a este país emergente a la cabeza de violaciones de la libertad de prensa en el continente americano.

Un año más se ha constatado que los mayores enemigos de la libertad de información son también los mayores enemigos de la democracia: los dictadores y depredadores que siguen ejerciendo el poder en determinados países; el terrorismo de todo signo, político y religioso; el narcotráfico o el crimen organizado y la corrupción política, que no dudan en llegar a la violencia física contra los periodistas o contra los medios donde publican su información. Pero se perfilan también nuevas amenazas, aunque menos cruentas, en países democráticos, incluidos los de la Unión Europea, a través de leyes y normativas que impiden y dificultan la información, o de sentencias y multas desorbitadas a periodistas y medios. Sin olvidar la censura y obstáculos, en aumento, para la información en Internet.

Turquía, que aspira a entrar en la Unión Europa y es espejo para numerosos países de la región, se ha convertido en la mayor cárcel del mundo para periodistas, con 72 encarcelados y decenas de juicios dirigidos a impedir la libertad de información, además de ejercer una notable censura en Internet.  

En Oriente Medio, Siria protagonizó la actualidad con 19 periodistas asesinados, blanco, tanto del Ejército regular como de los grupos que lo combaten. Tras la “primavera árabe” se perfila la desilusión informativa en la mayoría de países de la región, que incrementaron  su intento de control a Internet. Irán añadió al gran número de periodistas encarcelados, el acoso a familiares y profesionales que trabajan para medios en el extranjero.

En África, los 18 periodistas asesinados en Somalia pusieron al país en el punto de mira de la comunidad internacional, que solicitó -en el 19º Consejo de Derechos Humanos de la ONU- medidas de seguridad urgentes para los profesionales de la información. Eritrea es, un año más, la mayor cárcel de periodistas del continente y ocupa la última posición de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF.

 Una decena de informadores asesinados, de la que al menos la mitad tiene probada relación con el ejercicio de la profesión periodística, han puesto a Brasil a la cabeza de violaciones de la libertad de prensa en el continente americano. El país gobernado por Dilma Roussef ha superado este año a México y Honduras en número de periodistas asesinados, aunque, un año más, los niveles de peligrosidad se mantienen en estos dos últimos.  

En Asia, China siguió destacando por su censura e incansable intento de control a toda la disidencia, que, no obstante, cada vez es mayor y más difícil de controlar. La situación en Birmania, sin embargo, resulta alentadora y parece el único punto de color de un continente donde no debe olvidarse a Vietnam y su escalada de represión a blogueros e internautas, con largas y durísimas penas de cárcel, en algunos casos, tan sólo por comentarios publicados en redes sociales.

 

CONFERENCIA DE PRENSA

 

Fecha: 7 de febrero de 2013
Hora: 12:00
Lugar: María de Molina, 50 2º · 28006 Madrid · España
Contacto prensa: 651 64 97 03, mercerivas@rsf-es.org


Modera:  

  • Pepa Bueno, periodista de la cadena SER, conductora del programa Hoy por Hoy.


Intervienen:

 

  • Malén Anzárez, Presidenta de RSF-España
  • Nedim Sener, periodista turco, encarcelado durante un año por su información sobre la red Ergenekon, y apadrinado por RSF-España. Fue puesto en libertad el pasado marzo.
  • Epiphanie Ndekerumukobwa, refugiada en España. Viuda del periodista ruandés Jean-Léonard Rugambage, asesinado en  2010, y amenazada también de muerte en Ruanda y Uganda.
  • William Echikson, Director de Comunicación y Asuntos Públicos en Europa para Libertad de Expresión de Google, patrocinador del Informe 2012.
     

Perfil de los periodistas invitados

 

 

Nedim Sener

Periodista de investigación del diario Milliyet, de Estambul, se mantuvo en la lista de periodistas encarcelados, apadrinados por RSF-España durante varios meses a lo largo de 2011 y 2012. Fue detenido el 3 de marzo de 2011, acusado de pertenecer a Ergenekon, una trama golpista a la que precisamente Sener siempre ha criticado en sus artículos.
La fiscalía acusaba a Sener de ayudar a su compañero Ahmed Şik, también detenido, a escribir el libro Imam´s Army, bajo las órdenes de Ergenekon, y también de escribir la segunda parte del libro The Simons of the Golden Horn.

Las autoridades lo mantuvieron un año en prisión hasta que finalmente logró la libertad, el 12 de marzo de 2012. Desde entonces Nadim Sener ha encabezado varias manifestaciones de protesta contra los numerosos procesos judiciales a periodistas, en los que se aplica abusivamente la ley Antiterrorista. Turquía, con más de 70 periodistas encarcelados, se ha convertido en la mayor cárcel de periodistas del mundo.

Nedim Sener era un conocido reportero de investigación de casos de corrupción financiera, antes de convertirse en un experto sobre el asesinato, en 2007, del periodista Hrant Dink. En sus artículos, y en los dos libros que escribió, detalló todos los errores de la policía y los servicios de inteligencia que permitieron el asesinato de Dink. El poder judicial aceptó las revelaciones de Sener sobre el caso y procesó a los funcionarios involucrados por “negligencia”. (Ver informe sobre Turquía)
Sener he recibido amenazas en Turquía por su investigación sobre la muerte de Dink, pero también reconocimiento internacional. Fue declarado “héroe de la libertad de prensa” por el Instituto Internacional de Prensa, en 2010. Y, en 2011, ganó el premio PEN Internacional.
 

 

 

Epiphanie Ndekerumukobwa

Viuda del periodista ruandés Jean-Léonard Rugambage, asesinado, en 2010, por sus investigaciones sobre el intento de asesinato del general ruandés Kayumba Nyamwasa, exiliado en África del Sur. En esas investigaciones periodísticas desvelaba la implicación del jefe de los servicios de inteligencia de Kigali, Emmanuel Ndahiro.
Después del asesinato de su marido sufrió constantes hostigamientos y represalias, por parte de quienes buscaban su material de investigación, hasta el punto de verse obligada a refugiarse en la vecina Uganda, donde continuaron las amenazas.
Epihanie Ndekerumukobwa, viendo seriamente amenazada su vida y la de su hijo, solicitó, con el apoyo de RSF, refugio político en España, que le fue concedido.