COLOMBIA | Muere en extrañas circunstancias el periodista Guillermo Quiroz Delgado

03.12.2012 18:43


El periodista independiente Guillermo Quiroz Delgado, murió, el 27 de noviembre, una semana después de caerse de un vehículo de la policía en marcha. Quiroz pasó una semana en cuidados intensivos en la clínica María Reina, de Sincelejo.

 

El periodista había ido al municipio de San Pedro a cubrir una protesta local contra la empresa multinacional Pacific Rubiales. La policía le interceptó, inmovilizó su motocicleta por no tener los documentos reglamentarios, y le hizo subir a uno de sus vehículos.  En un comunicado de prensa difundido dos días después, el 22 de noviembre, el departamento de policía explicó que Guillermo Quiroz “era parte activa de la manifestación” y que le subieron a una furgoneta de la policía por su agresividad con los agentes que detuvieron su moto. Según esta versión, cuando el periodista se encontraba a bordo del vehículo, agredió al policía que le acompañaba y se lanzó del vehículo más adelante, cuando era conducido a la fiscalía por delito de agresión a un funcionario público.

Sin embargo, según la versión de Guillermo Quiroz, ese mismo día desde el hospital, los policías le obligaron a subir a la furgoneta, le golpearon violentamente en la cabeza y le echaron del vehículo en marcha.

Semanas antes, Guillermo Quiroz había denunciado ser blanco de amenazas ante la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP, organización colabora de Reporteros Sin Fronteras) y se había quejado de no haber recibido ayuda de la policía, lo que provocó, ya en entonces, altercados con los uniformados.


Reporteros Sin Fronteras pide que se aclaren las circunstancias de su muerte. El brigadier general Santiago Parra Rubiano ha anunciado la apertura de una investigación y el cese de los tres policías que se encontraban en el vehículo cuando ocurrió el drama.
 
El 1 de diciembre, el general Rodolfo Palomino, Director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, viajó a San Pedro para expresarle sus condolencias a los familiares de la víctima.
 
“No obstante, la aparente buena voluntad del alto mando de la policía llega tarde. Sucedió lo peor y la justicia ya no podrá confrontar directamente a todos los actores del drama ni a sus respectivas versiones de los hechos. Sin embargo, la investigación debe continuar ajena a cualquier tipo de presión. La familia de Guillermo Quiroz tiene derecho a conocer la verdad y el gesto del general Palomino debe garantizarlo”, afirma Reporteros Sin Fronteras.