CHINA | RSF pide que las autoridades no censuren la cobertura del terremoto de Sichuan

23.04.2013 19:19

Reporteros Sin Fronteras manifiesta su preocupación por la cobertura informativa del terremoto del sábado, 20 de abril, en la provincia de Sichuan. La organización urge a las autoridades chinas a no censurar ni acosar a los informadores, como lo ha hecho en el pasado con catástrofes naturales y acontecimientos similares.

"Nuestros pensamientos están, por encima de todo, con las víctimas de este terremoto y sus familiares", afirma Reporteros Sin Fronteras. "En el caos de una emergencia de esta magnitud resulta esencial que los posibles afectados tengan acceso a la mayor información posible. Sin embargo, el comportamiento inicial de las autoridades sugiere que puedan estar repitiendo políticas de censura tan contraproducentes como las aplicadas durante el terremoto de mayo de 2008, también en Sichuan", advierte RSF.

En 2008, la censura dejó a un gran número de familias en un estado de confusión e incomprensión- que provocó posteriores protestas- y supuso retrasos en la identificación de graves errores por parte de los oficiales locales y de las empresas de construcción, que fueron responsables de las muertes de miles de niños en escuelas mal construidas.

RSF pide a las autoridades que permitan a los informadores cubrir libremente las consecuencias del terremoto y se abstengan de impedir el acceso a la prensa internacional alegando motivos de seguridad y orden público.

En concreto RSF pide  a las autoridades de Sichuan que:

  • Permitan a los informadores acceder a las zonas afectadas y hablar con las víctimas.


El terremoto del 20 de abril ha dejado inicialmente cifras de más de 200 muertos y 12.000 heridos. Un grupo de blogueros y defensores de los derechos humanos, incluidos Huang Qi, fundador de la web 64 Tian Wang, han sido interceptados cuando intentaban acceder a Ya´an. "Las autoridades nos retuvieron durante varias horas, avisándonos de que no añadiéramos más problemas al desastre", ha contado a Huang a Radio Free Asia. Un policía le recordó varias veces la condena que le impusieron las autoridades cuando intentó acceder al área devastada por el terremoto de 2008.

  • No usen la propaganda ni den directrices a los medios locales y nacionales sobre cómo cubrir el terremoto.


Durante terremoto de 2010, en la provincia tibetana de Qinghai, pocos días antes de la Exposición Universal de Shanghai, las autoridades impusieron estrictas normas a los medios de comunicación y les instaron a hablar en términos "científicos" del terremoto y a no criticar a la agencia de prevención de seísmos.

Una directriz, enviada el 25 de abril de 2010, desde el Departamento de Propaganda, instruía claramente a los medios a dejar de cubrir la catástrofe natural y centrarse en la Exposición Universal.

  •  Se abstengan de tomar represalias contra los periodistas e internautas que cubran el terremoto.


El bloguero y activista medioambiental Tan Zuoren, fue detenido, en marzo de 2009, por instar a los internautas a visitar a las familias que se habían quedado sin casa en el terremoto del año anterior, en Sichuan. Fue condenado a cinco años de cárcel y tres de pérdida de derechos políticos por "incitar a la subversión contra la autoridad del Estado".

  • No detengan ni persigan a nadie en un intento de amordazar el debate de las consecuencias del terremoto.


El activista de derechos humanos Huang Qi fue detenido por tres individuos sin identificar en Chengdu, el 10 de junio de 2008, y sentenciado a tres años de cárcel por "posesión ilegal de secretos de Estado".  El profesor universitario Zheng Rongling también fue detenido por publicar tres artículos sobre el terremoto de 2008 en una web con sede en Estados Unidos.

 

  • Se abstengan de usar amenazas o presiones administrativas a los periodistas extranjeros para censurarles.


Mientras se permitió a varios periodistas extranjeros acceder al área del terremoto de 2008, ninguno fue autorizado a visitar la zona del Tibet y aquellos que un año después quisieron comprobar los avances en la reconstrucción de la zona, vieron denegados sus permisos y se les acusó de ser "causantes de problemas".

Se ha tenido conocimiento de muchos casos de acosos, amenazas o violencia contra la prensa extranjera. Jon Alpert y Matthew O’Neill, que hicieron el documental " El desastre no natural de China: las lágrimas de la provincia de Sichuan", vieron denegados sus visados para asistir a la proyección de su obra en el Festival de Cine Independiente de Beijing de 2009.