CHINA | RSF pide a la comunidad internacional que no ignore la escalada de censura en China

04.07.2012 11:04

 

Reporteros Sin Fronteras pide a la comunidad internacional que reaccione ante la creciente censura que aplican las autoridades chinas y que incluye el bloqueo de webs, censura de redes sociales, despidos de periodistas nacionales y expulsión de periodistas extranjeros. 
 
Los últimos hechos revelan la voluntad del gobierno chino de controlar todo tipo de información que circula en el país con serias consecuencias para aquellos que intenan ejercer su derecho a la libre expresión. Lejos de relajar el control, las autoridades parecen haber reforzado la censura a todos los tipos de medios de comunicación, incluidos Internet, los medios impresos, nacionales o extranjeros. 
 
Reporteros Sin Fronteras manifiesta su satisfacción por el trabajo del Relator Especial de Naciones Unidas, Frank La Rue, pero lamenta que la censura en China sea tan poco mencionada por la comunidad internacional. La UNESCO y el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas deben hacerse eco de esta situación y condenar la censura, detenciones y condenas a periodistas, escritores y blogueros que solamente se dedican a transmitir información.
 
 
Despedido un periodista por criticar al partido
 
Shi Junrong, periodista del Xi’an Evening News, con sede en la provincia de Shaanxi, fue "suspendido" ayer por escribir sobre la desorbitada cantidad de dinero gastada en cigarrilllos durante una reunión de veteranos miembros del partido comunista. Al igual que el periodista Zhao Pu, despedido en abril de la television pública CCTV, se desconoce si podrá volver a trabajar o si su "suspensión" es definitiva.
 
Presión a los medios extranjeros
 
La web del servicio de noticias Bloomberg ha sido censurada después de hablar de los ingresos e inversiones de la familia del vicepresidente chino Xi Jinping, llamado a reemplazar a Hu Jintao como presidente y secretario general del Partido Comunista.
 
La web estuvo inaccessible el 29 de junio, día de la publiación y la búsqueda de la palabra “Xi Jinping” estuvo bloqueada durante el día siguiente. Según las informaciones publicadas en Bloomberg, ninguno de los ingress mencionados esaba directamente relacionado con Xi Jinping, su mujer o su hija, pero sí registrados a nombre de su hermana mayor.
 
Dos días antes, el New York Times había abierto una version en chino (cn.nytimes.com) en la plataforma Sina Weibo. Horas después tenía bluqueadas las opciones de comentar y reenciar y había sido bloqueada temporalmente por violar supuestamtente las medidas introducidas por Sina Wibo, el 28 de mayo.
 
Las políticas de disuasión en Sina Weibo 
 
Las autoridaes chinas, además de controlar las actividades de la red social más popular en el país asiático, la utilizan también para persuadir a sus ciudadanos y adevertiles de que no emprendan actividades "ilegales".
 
Tras las manifestaciones de ayer frente a la fábrica de Shifang, la policía local publicó un mensaje en Sina Weibo donde pedía a la población que no continuara sus "actividades ilegales". El anuncio ponía en evidencia la conciencia que tienen las autoridaes chinas del papel que juega Internet en las manifestaciones: "Artículo 1: Todos aquellos que inciten u organicen reuniones y manifestaciones ilegales usando internet, teléfonos móviles o cualquier otro método deber cesar inmediatamente sus actividades ilegales y tomar medidas para acabar con sus repercusiones. De lo contrario, una vez verificados los hechos, se enfrentarán a la ley".
En otro mensaje la policía ordenó a los internautas que no difundieran "rumores falsos" y adviritió a aquellos que ignorasen sus directrices. La construcción de la fábrica se ha detenido.
 
Al bloqueo de la web de Bloomberd y a la suspensión temporal de la cuentaa del New York Times en Sina Weibo se suma el creciente acoso a los medios de comunicación extranjeros. La oficina en inglés de la sede de Al Jazeera fue obligada a cerrar hace dos meses y su reportera, Melissa Chan, fue blanco de una campaña en internet titulada "100 días contra trabajadores extranjeros o residentes ilegales en china", antes de ser expulsada del país.
 
China ocupa el puesto 174 de los 179 países que conforman la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa que elabora Reporteros Sin Fronteras.