CHINA | Paliza a un defensor de las libertades por un vídeo testimonial

11.02.2011 12:03

 

Cheng Guangcheng, famoso abogado chino y defensor de los derechos humanos y la libertad de expresión, ha sido agredido por la policía por haber hecho llegar al exterior de China un vídeo que los mostraba a él y a su familia, en régimen de detención domiciliaria. El abogado está en la cama a causa de sus heridas sin que haya podido recibir ayuda médica. Su mujer, Yuan Beijing, también fue golpeada.

Reporteros Sin Fronteras está asombrada por la violencia desplegada por las fuerzas del orden y les hace un llamamiento, en primer lugar, para que permitan al abogado recibir los cuidados médicos necesarios y para que cese inmediatamente toda violencia contra su familia. La organización exige la puesta en libertad total de Cheng Guangcheng, de su familia así como la de todos los defensores de la libertad de expresión, ilegalmente en arresto domiciliario.

Reporteros Sin Fronteras saluda la audaz iniciativa de este vídeo y denuncia, con las pruebas en la mano, los métodos ilegales utilizados por las autoridades chinas para privar de libertad a los militantes de los derechos humanos, sin importar los términos de sus penas. Este documento prueba que demasiado a menudo las salidas de la cárcel no son sino falsas liberaciones. Cheng Guangcheng es oficialmente libre desde el 9 de septiembre 2010, después de haber cumplido una pena de cuatro años en prisión.

Este vídeo de una hora fue difundido el 9 de febrero 2011 por una organización de defensa de los derechos humanos, China Aid Association, y muestra a Guangcheng y su familia vigilados en su pequeña granja en la provincia de Shandong, al este de China, por guardias que usan “métodos de gamberros” según las propias palabras del abogado. Su mujer relata el voyeurismo de los guardias, que han llegado hasta a montar pequeñas escaleras delante de su casa para observarlos. Todo el pueblo donde viven está bajo videovigilancia. Es imposible comunicarse por teléfono móvil. Cheng Guangcheng explica que la policía disuade a sus vecinos de visitarle calificándolo de “traidor” y “contrarrevolucionario”. Cualquier contacto con el exterior le está prohibido formalmente.

Chen Guangcheng, brillante abogado y firme autodidacto, realiza un amplio discurso ante la cámara: ”He dejado una prisión estrecha por una más grande”. Hace un llamamiento a la ayuda internacional, explica la importancia de la difusión de este vídeo y critica las acciones ilegales del gobierno chino. “¿Por qué tienen tanto miedo de que hable con el mundo exterior? Porque saben que se equivocan y saben que lo que hacen es ilegal”. También expresa su solidaridad con su colega Gao Zhishen, desaparecido desde abril 2010 y con Liu Xiaobo, intelectual chino galardonado con el premio Nobel de la Paz 2010. Su mujer relata las humillaciones diarias a las que están sometidos.

Este vídeo es una llamada alarmante y valiente, una prueba del trato escandaloso que infringen las autoridades chinas a Cheng Guangcheng y su familia, y desmonta las mentiras del gobierno chino. La grabación permite igualmente imaginar las deplorables condiciones de detención y el aislamiento forzoso de numerosos militantes de los derechos humanos, como Liu Xia, mujer de Liu Xiaobo, “oficialmente libre” pero en retención domiciliaria desde el pasado 8 de octubre.